bicentenario

  • Exigimos pensiones para todos en el bicentenario

    Por: Luis Villanueva Carbajal



    Se calcula que fueron más de 10,000 los trabajadores movilizados en Lima desde la Plaza San Martín hacia el Congreso de la República en la Jornada Nacional de Lucha del 5 de noviembre convocada en todo el país por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

    La CGTP ha denunciado la política de pauperización de la clase trabajadora intensificada durante la pandemia con la “suspensión perfecta de labores” y ceses colectivos, y despidos sin lugar a reposición, mantenimiento de regímenes de explotación como el agrario o el CAS, entre otras medidas, así como el despilfarro del erario nacional en programas que no han detenido el avance del covid-19 ni reactivado la economía del país.

    Construcción Civil se movilizó en demanda de la reactivación de la construcción, debido a que solo 86,000 trabajadores de 450,000 están laborando; lucha frontal contra la delincuencia en obras que recurre a la extorsión y el sicariato; alto a la informalidad laboral en construcción, sector donde se vulneran derechos y pagan salarios por debajo de lo que la ley manda, esto incluso en obras públicas licitadas por organismos del Estado y pagadas con el dinero de todos los peruanos.

    Otro punto de nuestra agenda es el restablecimiento de la jubilación con 15 años de aporte y 55 años de edad en construcción civil, derecho conculcado por la dictadura fujimorista. Ese derecho nos fue concedido por la eventualidad del trabajo y el alto envejecimiento prematuro comprobado de los obreros de la construcción civil. Tras los cambios de la dictadura fujimorista en el sistema de pensiones, que exigió 20 años de aportes a todos, solo el 9% de los obreros del sector pudo jubilarse en el sistema público. El sistema privado no ofrece ninguna garantía de una pensión digna.

    Ante ello, meses atrás, hemos expuesto en el Congreso de la República la propuesta de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú para la reforma integral del sistema de pensiones. Esperamos que esta propuesta sea recogida por los parlamentarios de tal manera que para el bicentenario de la República no exista ningún peruano sin pensiones dignas.