CGTP

  • ¡Nueva Constitución! es el grito de la calle

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    Una nueva Constitución no es prioridad para el presidente de la República, Francisco Sagasti, pero sí para quienes se mantienen en protesta exigiendo enterrar la Constitución de la dictadura fujimorista.

    Sería el primer paso para solucionar la crisis estructural que padece el Perú, porque hemos rotado Gobiernos (cuatro desde 2016), pero nada ha cambiado.

    Los salarios y pensiones son miserables, existen millones de desempleados, hay explotación laboral, el sistema público de salud y educación es insufrible y el privado es un asalto, los servicios básicos son lujos de ciertas clases sociales. La Generación del Bicentenario ha dejado el estudio por falta de dinero y tecnología, o malvive con trabajos esclavos. Los bonos para los aportantes de la ONP fueron negados por Sagasti, que continúa la política de PPK y Vizcarra, investigados por corrupción, al igual que Julio Guzmán (líder del oficialista Partido Morado), quien habría recibido 400,000 dólares de Odebrecht para la campaña de 2016.

    Es decir, la desigualdad social y la corrupción se profundizan por la permanencia del injusto modelo económico neoliberal que se sustenta en la actual Constitución. En ese sentido, el 25 de mayo ingresó a Mesa de Partes del Congreso de la República el proyecto de Ley 5350/2020-CR para una nueva Constitución, suscrita por ocho congresistas de Acción Popular a iniciativa de Orlando Arapa Roque; y el 18 de noviembre se presentó la Moción de Orden del Día 13056 suscrita por el grupo parlamentario Descentralización Democrática (Felícita Tocto Guerrero, Betto Barrionuevo Romero, Mariano Yupanqui Miñano, Grimaldo Vásquez Tan y César Gonzales Tuanama), para que el Congreso exhorte al Ejecutivo a convocar a un referéndum el 11 de abril “para elaborar y aprobar una nueva Constitución”.

    También la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú ha planteado en un comunicado que ese día, junto con las elecciones presidenciales, se realice este referéndum. Otras organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y sociales se están sumando a la idea.

    Los trabajadores estamos en movilización constante y aún más desde abril, cuando Vizcarra inició los despidos masivos con la “suspensión perfecta de labores” y la repartija de miles de millones de soles para las grandes empresas. La lucha continúa este martes 24 de noviembre, en una movilización nacional por una nueva Constitución y derechos laborales convocada por la CGTP.

     

  • "No al asilo de Alan García" demanda construcción civil

    Trabajadores en construcción civil afiliados en la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) se movilizaron el pasado 20 de noviembre a la residencia del embajador de Uruguay en el Perú para rechazar el asilo al expresidente Alan García, quien tiene impedimento de salida del país para responder a la justicia peruana por tráfico de influencias, lavado de activos y colusión en el marco del caso Metro de Lima, del megacaso Lava Jato.

    El contingente de trabajadores llegó a las 2.15 p.m. a la residencia del embajador para demandar que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, NO BLINDE A ALAN GARCÍA con el otorgamiento del asilo político, lo que sería un acto de traición al pueblo peruano en su lucha contra la corrupción.

    Asimismo, demandaron al presidente del Perú, Martín Vizcarra, que asegure el debido proceso para que se juzgue a García por los evidentes actos de corrupción de su segundo gobierno, y no logre evadir a la justicia como ya lo hizo en los años 90 fugando al extranjero, método recurrente en el expresidente aprista.

    En los años 90, García Pérez se exilió en Colombia y Francia para evadir, hasta la prescripción, las acusaciones corroboradas por la justicia italiana por cobrar sobornos en el caso del Tren Eléctrico.

    El primer gobierno de Alan García fue caracterizado por las matanzas del comando de aniquilamiento Rodrigo Franco, el asesinato de más de 240 presos en tres penales de Lima, la hiperinflación y los indicios de corrupción de millones de dólares por los casos BCCI, aviones Mirage, Tren Eléctrico, el dólar MUC, entre otros.

    Durante el segundo gobierno aprista, campeó la corrupción, prueba de ello son los casos Petroaudios, Agua para Todos, Colegios Emblemáticos, Metro de Lima, Business Track, Hospitales Fantasma, Narcoindultos, Carretera Interoceánica, entre otros. Se recuerda también su responsabilidad en las muertes durante el Baguazo y su entrega a los grandes capitales de las riquezas naturales en contraposición de las poblaciones indígenas, a quienes considera como ciudadanos de segunda clase.

    En construcción civil, durante el Gobierno de Alan García, se entregó registros sindicales automáticos a bandas del crimen organizado, que bajo la fachada de sindicatos extorsionan y asesinan a empresarios, dirigentes y trabajadores. La consecuencia de este atropello lo seguimos viviendo hasta ahora, con la proliferación de seudosindicatos mafiosos donde campea la delincuencia.

    Asimismo, los trabajadores en construcción civil respaldan la labor que realiza el fiscal José Domingo Pérez Gómez y el juez Richard Concepción Carhuancho en el combate a la corrupción, esperando que los procesos judiciales culminen con sentencias ejemplares para los corruptos, lo que constituye un clamor de los trabajadores y el pueblo peruano en general.

  • "Reactiva Perú es un bono para los ricos"

    Al borde de los cincuenta mil muertos por Covid-19, más de 4 millones de despedidos, denuncias de mil personas desaparecidas, entre otras cifras, son el reflejo de un mal gobierno para el secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, quien demanda impuesto a la riqueza, bono de 1000 soles para todos, reactivación de la construcción, así como reforma del sistema de pensiones para que todo peruano cuente con una pensión justa sin excepciones.

    —Ustedes han señalado que Reactiva Perú no es realmente efectiva. ¿Por qué?

    —Porque lo principal es que la economía familiar ha quebrado, pues más del 70% de peruanos vive de la economía informal. Primero debió entregarse un bono universal de 1000 soles para cada peruano, pues los bonos entregados a algunas familias no alivian en nada el hambre y las deudas de más de 140 días de cuarentena. Además, se han despedido a más de 4 millones de trabajadores, generando un mayor empobrecimiento de las clases bajas e incluso la clase media, lo que se evidencia fácilmente en la deserción educativa en todos los niveles. Mientras tanto, el “Reactiva Perú” ha servido para que personas como el billonario peruano Carlos Rodríguez Pastor cobren millones para sus empresas, mientras en el mundo más de 80 millonarios han exigido que se le cobre más impuestos a fin de colaborar con la lucha contra el Covid-19. Ese es el tipo de ricos que tenemos en el Perú, empobrecidos moralmente, pero enriquecidos monetariamente por Martín Vizcarra en plena pandemia.

    —¿Reactiva Perú apunta realmente para reactivar la economía?

    —Reactiva Perú es un bono para los ricos. Se ha financia­do empresas investigadas por corrupción, lavado de activos, entre otros. También empresas de millonarios, como lo he­mos dicho, que no necesitan mayor apoyo, y empresas que han seguido laborando en esta pandemia y que se han bene­ficiado aun más de ella, como las clínicas que cobran medio millón de soles por paciente con Covid-19. Con el Reactiva Perú, el Gobierno ha favorecido a los ricos, a los que más tienen; y como contraparte, en el mismo paquete, se ha implementado un impuesto a la pobreza, pues todos los peruanos estamos ava­lando con dinero del Estado el 98% de la deuda del Reactiva Perú. Ese dinero no ha servido para conservar puestos labora­les, sino para financiar despidos. Tiene razón el economista Hum­berto Campodónico cuando se pregunta con qué dinero se va a comprar los bienes o servicios de las empresas beneficiadas con el Reactiva Perú si se ha perdido alrededor del 50% de la masa salarial y no se entrega dinero a la gente. Se necesita un impuesto a la riqueza. No enten­demos el temor de la ministra de Economía, María Antonieta Alva, y del presidente Martín Vizcarra de implementarlo. Eso y un bono de 1000 soles para todos los peruanos.

    —Sin embargo, sí se ha otorgado un bono universal a los peruanos.

    —Es un bono familiar que no ha llegado a todas las fami­lias. Además, esos 760 soles no compensan en nada a una familia durante cuatro meses de encierro. Hacer vivir a una familia con 5 soles diarios en promedio es conminarlos a una muerte lenta. Con la mi­tad del dinero de Reactiva Perú se pudo otorgar mil soles por cada peruano.

    —El mensaje presidencial no ha tocado ninguno de es­tos temas. ¿Qué opinión le merece?

    —Martín Vizcarra se ha re­vestido de cifras meramente administrativas, pero no de realidades. Lo mejor que le pasó en su gobierno ha sido ese baño de realidad que recibió en Are­quipa, de donde tuvo que salir veloz y avergonzado. No solo es demérito de él, sino también de su gabinete ministerial y de los empresarios, principalmente los ligados a la Confiep, cuyos inte­reses monetarios chocan con los intereses de los peruanos. Todo se resume en más de 4 millones de nuevos desempleados, 50,000 muertos por Covid-19, más de 1000 denuncias de personas desaparecidas, miles de millones en deudas empresariales que la Sunat no quiere cobrar, una minería irresponsable que solo causa muertos, un sistema de salud colapsado desde el inicio de la cuarentena, un sistema educativo que ha dejado a mi­llones en la calle, un sistema judicial que ha enviado a la cár­cel dorada de su domicilio a los presos por corrupción, y todo ello producto de aproximada­mente 50 años de políticas neo­liberales que desde el gobierno de Francisco Morales Bermúdez hasta la fecha han degradado la sociedad peruana.

    —Sin embargo, la Con­fiep, tan denostada por los sindicatos, genera trabajo. ¿No hay un contrasentido en su demanda?

    —Estamos en contra del régimen de explotación y el recorte de derechos laborales, contra los despidos masivos, ceses colectivos, suspensión de labores, liquidaciones y el enriquecimiento de los empre­sarios mediante el empobreci­miento de los trabajadores a través de recorte de derechos laborales que promueve la Confiep. Nunca hemos estado contra la empresa o contra las inversiones. Sin embargo, de­bemos señalar algunas cifras. La Confiep solo da trabajo a un millón de personas; el Estado a un millón cuatrocientos mil; pero de las mypes del agro y el turismo dependen 12 millones de personas.

    —¿Cambió algo desde que PPK salió del gobierno por corrupción?

    —En el fondo, PPK y Viz­carra son parecidos. Sin plan de gobierno, han tenido que acogerse a las demandas de la Confiep, básicamente. Vizcarra tuvo que cambiar de estrategia y batallar contra el Congreso que vacó a PPK. Se libró de ese Congreso y obtuvo carta libre para gobernar a su antojo, sin consultar a nadie, menos a los trabajadores. El actual Congre­so, con todas las críticas que podemos hacerle, al menos deja un espacio para atender la demanda popular, como lo es el haber retirado parte del fondo de las AFP, y actual­mente realizar una discusión sobre la reforma del sistema de pensiones.

    —¿Cuáles han sido las propuestas de su Federa­ción en esta pandemia?

    —Hemos demandado la reactivación de las obras de construcción, porque absorbe gran cantidad de mano de obra y dinamiza las economías locales. Sin embargo, hemos exigido protocolos de seguridad y salud eficaces contra el Covid-19, pues muchos tra­bajadores se han enfermado al regresar a obras. Y también hemos advertido no bajar la guardia contra las mafias de la construcción, que están al acecho de las obras de la reactivación económica y que han asesinado a Henry Jerson Noé Suárez en Sullana en julio. Con él son 19 diri­gentes de sindicatos afiliados a la FTCCP asesinados por las mafias desde 2011. En cuanto a la reforma del sistema de pensiones, la Federación de Trabajadores en Construc­ción Civil del Perú propone un sistema de pensiones que reúna al sistema público y al privado y Pensión 65, pero con una administración pú­blica, con el fin de que todo peruano sin excepción tenga una pensión justa. No puede ser posible que ad portas del bicentenario de la República existan peruanos sin pensio­nes y sin trabajo, así como sin educación, agua potable, electricidad, internet, es de­cir, sin todo aquello que actualmente es una necesidad básica y que debiera ser un servicio de carácter público y no privatizado como lo es ahora.

    (Tomado del diario UNO, 04 de agosto de 2020: https://diariouno.pe/reactiva-peru-es-un-bono-para-los-ricos/)

  • Defensa de la negociación colectiva

    Por:

    Luis Villanueva Carbajal

    Secretario general de la FTCCP

    Los trabajadores en construcción civil nos movilizaremos en todo el país este 19 de marzo durante la Jornada Nacional de Lucha Popular convocada por la CGTP, en defensa de la negociación colectiva y en rechazo a los decretos de urgencia publicados por el Gobierno y que coactan este derecho a los trabajadores del sector público.

    Este acuerdo, entre otros, fueron tomados por cientos de dirigentes sindicales que asistieron a la I Asamblea Nacional de Delegados de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú realizada el 21 y 22 de febrero en Lima.

    Nuestra negociación colectiva por rama de actividad en construcción civil es una experiencia exitosa, mediante la cual obtenemos mejores condiciones laborales y salariales en trato directo con el sector empresarial. En ese sentido, impulsamos la negociación colectiva por rama de actividad en todos los sectores productivos, como el mejor camino para el desarrollo económico y social del país.

    Por ello exigimos al nuevo Congreso de la República que revise y observe los decretos de urgencia que perjudican a los trabajadores, tomando en cuenta que el Gobierno insiste en un régimen laboral de trato diferenciado, discriminatorio y cuestionable desde el derecho a la igualdad.

    La Constitución Política reconoce la negociación colectiva de los trabajadores sin distinción; en ese sentido, varios decretos colisionan con la Constitución.

    El decreto de urgencia 014-2020 choca con el artículo 28 de la Constitución Política que reconoce el derecho a la negociación colectiva y el artículo 40 que señala que no están comprendidos dentro de la función pública.

    El decreto de urgencia 016-2020 establece medidas en materia de los recursos humanos del sector público, lo que significa una amenaza a la estabilidad laboral de los trabajadores al dictar nuevas reglas para el ingreso a las entidades del sector público, lo que abre las puertas al despido masivo de trabajadores.

    Y el decreto de urgencia 020-2020 cambia las reglas de arbitraje, donde es el Estado, a través del Ministerio de Economía, quien tiene todo el control sobre las diferencias entre trabajadores y Gobierno, convirtiéndose en juez y parte.

    Además de ello, el decreto de urgencia 043-2019 atropella los derechos fundamentales de los trabajadores de la agroexportación con la imposición de la ampliación de la Ley 27360 hasta el año 2031, ley hecha a su medida por el empresario agroindustrial José Chlimper, actual miembro del directorio de Banco Central de Reserva e investigado por la presunta comisión de los delitos de lavado de activos, fraude procesal, falsa declaración en procedimiento administrativo y falsificación de documentos privados en el caso que se sigue por los aportes ilícitos de Odebrecht a Fuerza Popular.

    Estas son algunas de las razones por las que este 19 de marzo estaremos en las calles en todo el Perú. En Lima, la concentración será en la Plaza Dos de Mayo, desde las 11 de la mañana.

  • El Estado debe garantizar la formación de sindicatos

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del Sector Construcción en todo el país, mediante la negociación colectiva por rama de actividad que suscribe con los representantes del empresariado, regula los incrementos salariales y mejora las condiciones de trabajo generando una mejor distribución de la riqueza y el pleno ejercicio de la libertad sindical.

    La virtud de la negociación colectiva por rama de actividad es que soluciona los problemas generados en todo un sector económico, y evita una pluralidad de negociaciones dispersas que lejos de solucionar un problema, lo empeoran, y aún más cuando la actividad productiva es eventual.

    La FTCCP, durante muchos años, ha propuesto al Gobierno central y las autoridades de Trabajo que la negociación colectiva por rama se debe replicar en las diversas actividades económicas del país, como en el caso de la minería, textiles, agroindustria, etc.

    Es cierto que la Constitución Política menciona la posibilidad de la negociación colectiva por rama de actividad, pero el problema está en el desarrollo de las normas, donde está privilegiada la empresa.

    La Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo promueve la negociación por empresa, donde el nivel de negociación es del 3% y no hay ninguna fuerza sindical para solucionar los conflictos sociales que surgen por la miseria de las condiciones laborales y económicas del trabajador.

    El modelo impuesto en la agroindustria, como en otros sectores económicos, es inequitativo y promueve la desigualdad, lo cual genera la protesta legítima de los explotados.

    Diversas personalidades del ámbito político, sindical y empresarial ven como alternativa el modelo de negociación colectiva en construcción civil como la respuesta para el sector agroindustrial, en especial el agroexportador, donde también se da el trabajo eventual.

    La salida a esta crisis es la negociación colectiva por rama de actividad en la agroindustria y agroexportación. Debemos hacer un cambio en la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo para que este tipo de negociación alcance a todos los sectores económicos posibles, porque posibilita la estabilidad que el Perú necesita.

    El hecho de que el Perú tenga la tasa más baja de sindicalización en el continente, con un 3.5%, nos coloca en vitrina como un país bananero, donde el Estado no cumple con los convenios suscritos con la OIT, dejando a los trabajadores expuestos al abuso y la sobreexplotación laboral.

    (Tomado de diario UNO, 28 de diciembre de 2020. https://diariouno.pe/columna/el-estado-debe-garantizar-la-formacion-de-sindicatos/)

  • Exigimos más obras y rechazamos flexibilización laboral

     

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú y sus 193 sindicatos afiliados se movilizarán este 15 de enero en todo el país para exigir al Gobierno la reactivación de la industria de la construcción con respeto a los derechos laborales y manifestar su rechazo a la flexibilización laboral impulsada por un sector empresarial que generará más pobreza para los peruanos.

     

    Los trabajadores de la construcción exigen respeto a la negociación colectiva por rama, retorno de la jubilación en construcción con 15 años de aportes al sistema pensionario, alto a la informalidad de los subcontratistas, así como más trabajo para los miles de desempleados en el sector.

     

    Asimismo, demandan que se continúe con la lucha frontal a la delincuencia inserta en el sector construcción, así como la anulación de los registros sindicales a los seudosindicatos que sirven de fachada para los delincuentes, que hasta la fecha han asesinado a 17 dirigentes de los sindicatos de la FTCCP.

     

    Por otro lado, respecto a la política de competitividad y productividad publicada por el Gobierno, la FTCCP considera que es un error por parte de representantes del Ejecutivo promover el planteamiento de los empresarios sin haber tomado en cuenta la postura de los trabajadores.

     

    La creación de un régimen laboral sin CTS ni gratificaciones de Navidad y Año Nuevo, así como un pago menor a Essalud y al sistema de pensiones, entre otros, propuesta por los empresarios, generaría un forado mayor en el sistema de la seguridad social y una merma considerable en el ingreso de los trabajadores y sus familias; además de un beneficio oneroso para los empresarios sin que esto incida en la formalización laboral.

     

    Por ello, construcción civil se une a la Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP este 15 de enero, a 100 años de la conquista de las ocho horas laborables en el Perú. Concentración en Lima: Plaza Dos de Mayo, 4 p.m.

     

  • Exigimos pensiones para todos en el bicentenario

    Por: Luis Villanueva Carbajal



    Se calcula que fueron más de 10,000 los trabajadores movilizados en Lima desde la Plaza San Martín hacia el Congreso de la República en la Jornada Nacional de Lucha del 5 de noviembre convocada en todo el país por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

    La CGTP ha denunciado la política de pauperización de la clase trabajadora intensificada durante la pandemia con la “suspensión perfecta de labores” y ceses colectivos, y despidos sin lugar a reposición, mantenimiento de regímenes de explotación como el agrario o el CAS, entre otras medidas, así como el despilfarro del erario nacional en programas que no han detenido el avance del covid-19 ni reactivado la economía del país.

    Construcción Civil se movilizó en demanda de la reactivación de la construcción, debido a que solo 86,000 trabajadores de 450,000 están laborando; lucha frontal contra la delincuencia en obras que recurre a la extorsión y el sicariato; alto a la informalidad laboral en construcción, sector donde se vulneran derechos y pagan salarios por debajo de lo que la ley manda, esto incluso en obras públicas licitadas por organismos del Estado y pagadas con el dinero de todos los peruanos.

    Otro punto de nuestra agenda es el restablecimiento de la jubilación con 15 años de aporte y 55 años de edad en construcción civil, derecho conculcado por la dictadura fujimorista. Ese derecho nos fue concedido por la eventualidad del trabajo y el alto envejecimiento prematuro comprobado de los obreros de la construcción civil. Tras los cambios de la dictadura fujimorista en el sistema de pensiones, que exigió 20 años de aportes a todos, solo el 9% de los obreros del sector pudo jubilarse en el sistema público. El sistema privado no ofrece ninguna garantía de una pensión digna.

    Ante ello, meses atrás, hemos expuesto en el Congreso de la República la propuesta de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú para la reforma integral del sistema de pensiones. Esperamos que esta propuesta sea recogida por los parlamentarios de tal manera que para el bicentenario de la República no exista ningún peruano sin pensiones dignas.

  • Exitosa Asamblea Nacional de Delegados de la FTCCP

    La III Asamblea Nacional de Delegados de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), en modalidad virtual, se realizó con éxito y contó con la participación de sus bases sindicales a nivel nacional, las que respaldaron al Secretariado Ejecutivo Nacional, la Comisión Negociadora y aprobaron el Convenio Colectivo por Rama de Actividad para el sector de Construcción del periodo 2020-2021.

    Los delegados analizaron la problemática del sector y reafirmaron su agenda de lucha: reactivación de la construcción con protocolos efectivos de bioseguridad, bono de 1000 soles, lucha contra las mafias y seudosindicatos, así como la reforma integral del sistema de pensiones.

    De los 450,000 trabajadores en el sector construcción activos antes de la pandemia poco más de 28,000 se encuentran laborando, por lo que es necesario la reactivación de la construcción, pero con protocolos de bioseguridad que incluyan pruebas moleculares y transporte implementado por las empresas, para evitar el contagio de los trabajadores en el transporte público. La falta de medidas eficaces en el reinicio de las obras ha dado como resultado el contagio del 30% de los trabajadores en actividad.

    Los trabajadores respaldan la demanda de la CGTP de un bono de 1000 soles para los mayores de 18 años, demanda que diversas instituciones internacionales como la ONU impulsan en el marco de la renta básica para enfrentar la pandemia, y que se viene gestionando en diversos países del orbe.

    La reactivación económica ha llamado la atención también de las mafias que se confabulan con seudosindicatos para la coacción, extorsión y sicariato, por lo que es necesario impulsar el trabajo de inteligencia policial para continuar con la captura y sanción de los delincuentes.

    La agenda de lucha de la FTCCP también incluye la reforma del sistema de pensiones. Los trabajadores de construcción, al ser eventuales y laborar en un mercado con 75% de informalidad, no pueden acumular los 20 años de aportes en el sistema público, por lo que no pueden acceder a jubilación. La demanda es por una reforma del sistema que logre dotar de una pensión digna a todos los peruanos sin excepción.

  • FTCCP demanda al Gobierno referéndum constitucional y elecciones limpias

    “Necesitamos una nueva Constitución, un nuevo pacto social, pues la Constitución actual es la causa de muchos problemas”, afirmó el secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva, durante la movilización nacional de la CGTP el 24 de noviembre.

    Villanueva Carbajal señaló que el Gobierno de transición de Francisco Sagasti deberá resolver el problema económico, controlar la segunda ola de la pandemia del covid-19, asegurar la transparencia de las elecciones generales de abril, y puede sentar las bases de un nuevo pacto social con un referéndum constitucional.

    “Nadie le pide a Sagasti que cambie de Constitución, sino convocar un referéndum en abril, el día de las elecciones, para que el pueblo decida si quiere una nueva Constitución Política”, afirmó Luis Villanueva, secretario general de la FTCCP.

    Informó que la Jornada Nacional de Lucha del 24 de noviembre es la más reciente de una serie de protestas que se han realizado desde el inicio del estado de emergencia por la precariedad de los trabajadores durante la pandemia.

    “Los trabajadores no han dejado de movilizarse, porque el expresidente Martín Vizcarra paralizó el país sin brindar apoyo efectivo a los trabajadores. Entregó dinero a las grandes empresas, pero se olvidó de los trabajadores”, argumentó.

    Además, el dirigente sindical advirtió que la reactivación económica, sobre todo del sector construcción, se está dando en medio de un mercado laboral informal, por lo que se necesita mucha fiscalización para evitar la informalidad y el incumplimiento de los derechos laborales.

    “Se crea empleo sin derechos, aprovechando la angustia de los trabajadores tras meses de paralización, y esto en construcción civil se realiza incluso en obras con inversión estatal, con dinero de todos los peruanos”, denunció.

    Por eso, manifestó, se han reunido con funcionarios del Ministerio de Economía, OSCE, Contraloría de la Republica, Sunafil, entre otras instituciones estatales, y buscan un encuentro con la AMPE, para que haya una mejor coordinación para el cumplimiento de los derechos laborales.

  • FTCCP marcha contra la corrupción del Poder Judicial

    Dirigentes y trabajadores afiliados de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) participarán este miércoles 12 de setiembre en la movilización ciudadana contra la corrupción del Poder Judicial.

    En Lima, las organizaciones sindicales se concentrarán desde las 5 de la tarde en la Plaza Dos de Mayo, frente a la CGTP, para luego enrumbar a la Plaza San Martín, donde confluirán diversas organizaciones de la sociedad civil.

    Esta medida de lucha la realizan los trabajadores y el pueblo organizado en protesta por la corrupción del Poder Judicial y los otros poderes del Estado.

    Los trabajadores participarán de esta movilización como preludio de la Jornada Nacional de Lucha que convoca la CGTP para el 26 de setiembre y en la que participarán sindicatos de diversas ramas de la economía de todo el Perú.

  • FTCCP se movilizará exigiendo "¡Que se vayan todos!"

    Tras la marcha del 12 de setiembre contra la corrupción del sistema de justicia peruano, los obreros afiliados a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) se movilizarán en todo el país el miércoles 26 de setiembre en la Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP, contra la corrupción en todos los poderes del Estado.

    El modelo neoliberal que impuso la dictadura de Alberto Fujimori ha dado como resultado el empobrecimiento de nuestro país con la entrega de las riquezas nacionales en condiciones favorables al gran capital extranjero y en favor de la oligarquía nacional, que ha saqueado el Perú en sus últimos 30 años bajo la protección de una Constitución perversa y el aval de funcionarios corruptos.

    Por ello, los trabajadores exigen cambio de Constitución Política por una que resguarde los intereses de los peruanos y proteja los derechos laborales y la vida, salud y educación gratuitas y de calidad.

    El camino para ello es el llamado a una Asamblea Constituyente, cambio de Constitución, un gobierno de transición y elecciones generales, lo cual recompondrá los poderes políticos y será una oportunidad para sacar del poder a los corruptos.

    El referéndum anunciado por el presidente de la República, Martín Vizcarra, es una oportunidad para introducir en el debate la necesidad de una nueva Constitución Política y una Asamblea Constituyente.

    La preconcentración de los trabajadores en construcción civil en Lima será a las 3 p.m. en el frontis de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú: Prolongación Cangallo 670, La Victoria.

  • FTCCP, CGTP y CNDDHH exigen cese a criminalización de la protesta y luchar contra verdadera delincuencia

     

    Con un llamado a la unidad para enfrentar la violencia contra los defensores de los derechos humanos culminó la conferencia "Construcción Civil, por un Perú sin violencia" en la que participó la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

     

    La conferencia fue realizada el lunes 28 de setiembre, en el marco de la conmemoración del Día Internacional por la Paz (21 de setiembre) y la Semana Nacional de los Derechos Humanos (24-30 de setiembre).

     

    Luis Villanueva, secretario general de la FTCCP, señaló que “la delincuencia organizada está a la expectativa del reinicio de las obras de construcción”, quienes una vez que toman una obra se dedican al cobro de cupos a obreros y empresarios, extorsionando semanalmente para financiar otras actividades delictivas.

     

    “Y cuando un dirigente sindical los enfrenta, en defensa de los derechos laborales, los amenazan y los matan. Por eso hay 19 dirigentes afiliados a sindicatos de la FTCCP asesinados por estas mafias desde el año 2011”, aseveró.

     

    Resaltó que los dirigentes sindicales son incómodos “para los empresarios y los gobiernos de turno cuando reclaman sus derechos. Ahí nuestra lucha no solamente es contra la delincuencia, sino contra la represión de las leyes que criminalizan la protesta y el uso excesivo de la fuerza a través de la Policía”.

     

    “El Gobierno debe combatir a la verdadera delincuencia que extorsiona y asesina a quienes defendemos los derechos laborales, que son también derechos humanos”, finalizó Villanueva Carbajal.

     

    A su turno, la abogada Mar Pérez, representante de la CNDDHH, hizo un llamado a la unidad de los trabajadores y la sociedad civil organizada “sobre cuyas espaldas se ha construido este modelo que ha dado resultados desastrosos”.

     

    Afirmó que “cuando se criminaliza a los dirigentes como represalia por su labor” se afecta “la médula misma de la democracia, porque son los defensores de derechos humanos los que hacen que la democracia pueda funcionar, parándose frente a las autoridades cuando estas cometen abusos”.

     

    Señaló que no es una declaración retórica que los sindicalistas son defensores de derechos humanos. “El Estado tiene varias obligaciones; la primera es el respeto. “Algunos funcionarios estigmatizan a los dirigentes como violentos y agitadores, y eso contraviene los estándares internacionales y la obligación de respeto”, informó.

     

    Gerónimo López, secretario general de la CGTP, afirmó que una de las prácticas que no deberían existir son las famosas “denuncias penales preventivas” mediante las cuales el Gobierno pretende amedrentar a quienes organizan protestas para que no las realicen.

     

    “Lo hicieron con la Juventud de la CGTP en 2014 en las marchas contra la Ley Pulpín, y se hace ahora. Mientras los trabajadores lidian contra el covid-19 y el hambre, los amenaza con la cárcel si salen a protestar. El Gobierno, lejos de reflexionar sobre su política económica que ha generado 7 millones de nuevos desempleados, amenaza”, dijo López Sevillano, y anunció una protesta el miércoles 30 de setiembre en todo el Perú.

     

    ...

    Video en este enlace: https://youtu.be/MkEFBAomA6E

    Lima, 29 de setiembre de 2020

  • Gobierno propicia nueva esclavitud laboral

    El secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, Luis Villanueva Carbajal, informa al semanario PERFIL que, ante la demanda de las organizaciones sindicales, los trabajadores y el Gobierno acordaron que el espinoso tema de la política de competitividad y productividad, así como todos los temas laborales, van a ser tratados en el Consejo Nacional del Trabajo, a partir del 9 de enero.

     

     

    -Usted se ha reunido con el premier César Villanueva, quien quiere “revisar” las vacaciones de los trabajadores…

    -Como dirigente de la CGTP, y de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú como base importante de la central mariateguista, participé en la reunión sostenida con el premier, el lunes 3 de diciembre. Conversamos con César Villanueva y se ha acordado que el tema de la política de competitividad y productividad, así como todos los temas laborales, van a ser tratados en el Consejo Nacional del Trabajo. Todo el capítulo laboral se va a tratar desde el 9 de enero en el CNT. Las vacaciones se encuentran en el marco de la discusión. La posición de la CGTP es que no haya más recortes en los derechos laborales.

     

    -Sin embargo, ya está publicada la Política de Competitividad y Productividad del Gobierno.

    -Justamente, hemos exigido una explicación a ese adelanto. El Gobierno manifiesta que se ha prepublicado para que los interesados puedan hacer llegar sus propuestas. Esto se hará a partir del 9 de enero. Hemos demandado al Gobierno que el capítulo laboral se toque íntegramente en el CNT. No vamos a permitir una política laboral regresiva bajo el pretexto absurdo de crear condiciones para generar puestos de trabajo.

     

    -La flexibilización laboral, sin embargo, es un aliciente para los empresarios.

    -La flexibilización laboral no ha mejorado el empleo, solo ha propiciado el mayor enriquecimiento de las empresas. Por el contrario, se ha empobrecido el país y se ha incrementado la corrupción. Mayor flexibilización significa mayores despidos. Eso en un país que enfrenta grandes tasas de desocupación y trabajo informal es letal. Algunos empresarios peruanos, con desconocidos méritos a nivel internacional, desean trabajadores de un solo uso, seres humanos descartables. Por culpa de empresarios con ese pensamiento, el Perú no ha realizado siquiera su Revolución Industrial, propio del siglo XVIII. En la agricultura, por ejemplo, la propaganda nos muestra que el país es un gran exportador de arándanos, que casi nadie come en el Perú, pero no nos dice que el 70% de lo que consumimos son productos importados. Los empresarios peruanos no pueden ni siquiera asegurarnos nuestra independencia alimentaria. Esa es nuestra realidad empresarial.

     

    -¿Y la industria de la construcción cómo va?

    -La inversión es poca. Si uno compara lo planeado por el Gobierno y lo cumplido, pues se da cuenta de que no se ha avanzado mucho. Los siete proyectos más grandes de inversión en infraestructura ya presupuestados apenas tienen un 35% de ejecución. Y en el caso extremo de la tercera etapa del proyecto de Chavimochic en La Libertad, de los 437 millones de soles presupuestados apenas se ha avanzado con el 1%. Hay construcción, hay inversión, pero es mínima en comparación con los grandes proyectos que requiere el país y con la gran masa desocupada que espera trabajo.

     

    -Su Federación cumple 60 años el 19 de diciembre. ¿Cuál es el balance de sesenta años de lucha?

    -Hemos enfrentado a la dictadura, que mató al dirigente Pedro Huilca y nos quería desaparecer como organización sindical; luchamos por la recuperación de la democracia y continuamos en la brega contra un sistema neoliberal donde se transan coimas por millones en las más altas esferas del poder, mientras los diversos Gobiernos insisten en la política del cholo barato queriendo restar derechos a los trabajadores. Seguiremos fortaleciéndonos en la lucha permanente por la defensa de los derechos económicos y sociales de los trabajadores, y participando en la lucha política por lograr que en el Perú exista una verdadera democracia con justicia social para todo el pueblo.

     

    -Por otro lado, han emprendido una campaña por el peso de la bolsa de cemento. ¿Cómo va?

    -Queremos que se reduzca el peso de la bolsa de cemento de 42.5 kilos a 25 kilos para reducir así las enfermedades musculoesqueléticas de los trabajadores de la construcción. Esto ya es realidad en otros países como Chile y Uruguay. Nos falta incidir en el cambio cultural. Muchas personas comparan la virilidad con la fuerza. El problema no es que los obreros no puedan cargar 42 kilos, sino que ello produce con el tiempo hernias discales, lumbalgias, dorsalgias y otras enfermedades, y luego la misma industria que le ha causado esta enfermedad no los contratan porque no pasan los exámenes médicos ocupacionales. Además, no existe data oficial sobre las enfermedades ocupacionales, y menos por la carga de peso excesivo, aun cuando la ley lo exige. En eso debemos avanzar.

     

    (Tomado del semanario PERFIL, del 9 de diciembre de 2018)

  • Homenaje a Pedro Huilca

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú rendirá un homenaje al secretario general de la FTCCP y de la CGTP Pedro Huilca Tecse, líder político y sindical, a los 28 años de su asesinato (18 de diciembre de 1992) a manos del Grupo Colina, brazo armado de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.
    Los trabajadores de la construcción colocarán una ofrenda floral, este viernes 18 de diciembre, a las 10 a.m., en el monumento erigido en su nombre ubicado en la Alameda 28 de Julio, en Lima.
    La actividad será transmitida en vivo por el facebook institucional de la Federación fb.com/FTCCPeru
  • Homenaje obrero a Mario Huamán

    El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, Mario Huamán Rivera, recibirá un homenaje de los trabajadores del ramo de Lima y el Callao en una ceremonia que se realizará este martes 16 de octubre desde las 11 a.m. en el local obrero: Prolongación Cangallo 670, La Victoria.

    El homenaje se realiza en reconocimiento a su destacada labor como líder político, sindical y social, forjador de la más amplia unidad y solidaridad clasista en el movimiento sindical peruano, por su aporte en la recuperación de la negociación colectiva por rama de actividad en construcción civil y su lucha indesmayable contra la dictadura fujimorista de los años 90 y el continuismo neoliberal.

    En el acto político sindical participarán dirigentes de la FTCCP, la central mariateguista CGTP, el Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil de Lima y Balnearios, el Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil de los Balnearios del Sur y el Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil de la Provincia Constitucional del Callao, y otros invitados que realzarán con su presencia este importante evento.

  • Instalan comisión de fortalecimiento de Essalud

     

    El secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, fue designado por la CGTP para integrar la Comisión Multisectorial para el fortalecimiento del Seguro Social de Salud (Essalud) en representación de los trabajadores.

    Los miembros de esta comisión, presidida por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), fueron designados el pasado 25 de setiembre, de acuerdo con la Resolución Ministerial 237-2018-TR. La conforman dos representantes por cada sector: MTPE (la preside el viceministro de Trabajo), EsSalud, organizaciones de empleadores que participan en el Consejo Nacional del Trabajo (CNT) y organizaciones sindicales que integran el CNT.

    Este equipo recibirá la asistencia técnica de especialistas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)

    La comisión especial tiene 30 días hábiles para presentar su informe final que debe contener la propuesta para fortalecer el Seguro Social de Salud (EsSalud).

     

     

  • Jornada de lucha por la vida, el trabajo y el pan

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    Hace tiempo que el presidente Martín Vizcarra ne­cesitaba un baño de realidad, como lo tuvo en Arequipa el domingo pasado, al grito de “¡Basta de mentiras!”, en medio de una protesta de médicos, pacientes y familiares por la falta de equipos, camas UCI, dinero, trabajo, medidas de seguridad, entre otros problemas que viven todos los días millones de peruanos.

    La población rechaza la política gubernamental imple­mentada durante la pandemia, rechazo que se reavivó por los 60,000 millones de soles de Reactiva Perú entregado a empresas investigadas por corrupción, lavado de activos, entre otros delitos, y que el Ejecutivo no ha podido acallar con su recién estrenado gabinete ministerial, de claro corte proempresarial y cuyos rostros aparecen cada vez más alejados del pueblo.

    Hay en el Perú más de 350,000 infectados y más de 13,000 muertos, según cifras oficiales, pero de acuerdo al Sistema Informático Nacional de Defunciones (SINADEF) son más de 40,000 muertos, cifra proyectada a 50,000 aproxi­madamente a fines de julio. A ello se suman los 2 millones 600 mil nuevos desempleados confirmados por el INEI solo en Lima.

    En este contexto, los trabajadores hemos decidido salir a las calles para alzar nuestra voz de protesta en la Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP este jueves 23 de julio.

    La demanda general es un cambio de política para enfren­tar esta pandemia pensando en la población más necesitada. El bono universal de 1000 soles para todos los peruanos es una demanda concreta, pues si hay 60,000 millones para las empresas, puede haber 1000 soles para cada peruano desempleado, lo cual no superaría ni siquiera la mitad del monto presupuestado para Reactiva Perú.

    En el caso concreto de los trabajadores en construcción civil, exigimos la reactivación de la construcción con pro­tocolos efectivos de bioseguridad, pues por falta de ello en el reinicio de obras, muchos trabajadores se han infectado y varias obras se han tenido que paralizar nuevamente. A esta demanda debemos añadir la lucha frontal contra la delincuencia organizada que va tras las obras de la reacti­vación económica.

    Asimismo, durante la cuarentena, un sector olvidado fue el de los exaportantes y pensionistas de la ONP, cuyas demandas deben ser atendidas, a fin de tengan dinero para enfrentar esta crisis y una pensión justa.

    En Lima, la “Movilización por la vida, el trabajo y el pan” reunirá a los trabajadores desde las 10 de la mañana en la histórica Plaza Dos de Mayo.

    ...

    Tomado de diario UNO https://diariouno.pe/columna/jornada-de-lucha-por-la-vida-el-trabajo-y-el-pan/

  • Marchamos en todo el Perú exigiendo "Que se vayan todos"

    Los trabajadores de construcción civil se movilizaron en todo el país exigiendo que se vayan todos los corruptos del gobierno y se haga el llamado a una Asamblea Constituyente, para tener una nueva Constitución al servicio de los peruanos, cierre del Congreso y elecciones generales adelantadas.

    Los trabajadores y el pueblo exigen cambios profundos y no sólo pequeñas reformas, pues se necesita avanzar en materia de defensa de los derechos laborales, aumentos de salarios y pensiones, entre otros. Por ello, exigen que se incluya en el referéndum la llamada a la Asamblea Constituyente y nueva Constitución.

    En Lima, la marcha convocada por la CGTP se inició desde la Plaza 2 de Mayo y llegó a la Plaza San Martín, pese a la represión policial, que poco pudo hacer con la unidad de los trabajadores de construcción civil en la marcha.

    En otras regiones del Perú hubo movilizaciones de trabajadores y población organizada, como en Arequipa, Chimbote, Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Ica, Huancayo, La Libertad, Chiclayo, Iquitos, Madre de Dios, Moquegua, Cerro de Pasco, Piura, Puno, Tacna y Tumbes.

  • Masiva participación de trabajadores y sindicatos en todo el Perú por el Pliego

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) reconoce la masiva participación de los trabajadores y sus sindicatos afiliados en todo el país durante la movilización nacional para la presentación del Pliego Nacional de Reclamos en Construcción Civil el pasado 3 de abril.

    Más de 200,000 trabajadores afiliados realizaron acciones de lucha en las regiones, respaldando la presentación del pliego nacional y la unidad sindical, confirmando una vez más la fortaleza y unidad del gremio.

    Un reconocimiento extra merece el respaldo de construcción civil a las demandas regionales de la población, incluyendo las protestas en las regiones afectadas debido al conflicto por la mina Las Bambas, entre otros.

    Construcción civil salió a marchar en demanda de aumentos de salarios y pensiones, reactivación de la construcción para generar empleo, lucha frontal contra la violencia de los seudosindicatos, así como la restitución de la jubilación con 15 años de aportes en construcción civil, entre otras justas reivindicaciones.

    Asimismo, los trabajadores de la construcción se manifestaron en contra de la Política Nacional de Competitividad y Productividad, que generará más pobreza y desempleo, esto en el marco de la Jornada Nacional de Lucha convocada por la CGTP. Esta es una muestra de la solidaridad sindical de construcción civil con los trabajadores de otros sectores económicos.

  • Mensaje por el 60º aniversario de la Fundación de la FTCCP

    Distinguidos compañeros y compañeras presentes en este acto celebratorio del 60° aniversario de la fundación de nuestra gloriosa FTCCP, sucedido el 19 de diciembre de 1958; reciban el saludo fraterno del Secretariado Ejecutivo y el especial agradecimiento de nuestro secretario general, compañero Mario Huamán Rivera.

     

    La fundación de la FTCCP fue la acción valerosa de un conjunto de sindicatos de obreros de la construcción que de manera dispersa luchaban por mejores derechos laborales y sindicales para los trabajadores del andamio; pero era necesario la más férrea unidad para enfrentar la sobreexplotación del trabajo.

     

    Delegados de 11 sindicatos firmaron el acta de fundación de nuestra federación; por ello, en este 60° aniversario le expresamos nuestro reconocimiento al Sindicato de Arequipa, Sindicato de Ayacucho, Sindicato del Callao, Sindicato del Cuzco, Sindicato de La Oroya, Sindicato de Ica, Sindicato de Lima, Sindicato de Huánuco, Sindicato de Los Balnearios del Sur, Sindicato de Pisco y el Sindicato de Puno.

     

    A la fecha, la FTCCP cuenta con 193 sindicatos y 23 seccionales regionales.

     

    La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú es la herramienta de lucha victoriosa para la defensa de los intereses de la clase obrera del sector construcción. Durante sus 60 años de lucha consecuente, ha alcanzado importantes logros para el proletariado del andamio como es la Negociación Colectiva por rama de actividad; y a través de ella: aumentos salariales cada año; gratificaciones ordinarias por Fiestas Patrias y Navidad de 40 jornales básicos en cada una de ellas; asignación escolar de 30 jornales básicos por cada hijo de hasta 22 años que curse estudios de educación básica regular, técnica y/o superior; seguro EsSalud+Vida; bonificación por gastos de sepelio; bonificación acumulada por movilidad de seis pasajes urbanos cuando se trabaja en días efectivos y cuatro en días feriados y/o domingos; la entrega de dos uniformes cuando se ingresa a trabajar en una obra sin obligación de devolución, entre otros beneficios.

     

    Estas conquistas a favor de los obreros de la construcción han sido posibles por la línea política sindical de clase que practica desde su fundación la dirección nacional de la FTCCP, y que se fundamenta en los principios del sindicalismo clasista, legado del fundador de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) el Amauta José Carlos Mariátegui. Fundamentos ideológicos que rigen en nuestro Estatuto para toda la estructura organizativa de nuestra federación: Unidad sindical, Democracia sindical, Solidaridad de clase, Lucha consecuente e Independencia política.

     

    En las seis décadas de vida institucional, además de nuestra lucha reivindicativa por mejores condiciones de trabajo, incrementos remunerativos,capacitación técnica de los trabajadores y la calidad de vida para nuestras familias; por nuestra firme posición por la justicia social, luchamos contra las dictaduras y los gobiernos corruptos y explotadores,enfrentamos a la dictadura fujimontesinista, que mató a Pedro Huilca Tecse y nos quería desaparecer como organización sindical.

     

    Continuamos enfrentando al sindicalismo amarillo patronal aprista, contra el lumpen y el crimen organizado que han asesinado a 17 dirigentes de la FTCCP.

     

    De la misma manera, nuestra lucha fue firme frente a los gobiernos corruptos de las últimas décadas que han aplicado contra nuestro pueblo nefastos programas económicos y sociales neoliberales, bajo el amparo de la Constitución de 1993 que impuso Fujimori, que beneficia a los más ricos y empobrece al pueblo peruano.

     

    Nuestras acciones sindicales se dan en medio de una crisis estructural que se profundiza más y más, debido a que el capitalismo neoliberal agudiza la crisis económica y social; acarrea la desestructuración de las instituciones del Estado, potencia la corrupción, el individualismo y la violencia social; el narcotráfico ha penetrado a los partidos y movimientos políticos, haciendo cada día más peligrosa la vida social.

     

    La flexibilización laboral no ha mejorado el empleo, solo ha propiciado el mayor enriquecimiento de las empresas. Por el contrario, se ha empobrecido el país y se ha incrementado la corrupción. Mayor flexibilización significa mayores despidos; eso en un país que enfrenta grandes tasas de desocupación y trabajo informal es fatal. 

     

    Al Gobierno de turno le exigimos la reactivación del sector construcción, que destrabe los proyectos especiales; el respeto a nuestra negociación colectiva, la generación de empleo y la aplicación de una política de Estado para combatir la delincuencia y la extorsión en las obras.

     

    Por nuestra parte, hemos emprendidouna campaña por el peso de la bolsa de cemento, queremos que se reduzca el peso de la bolsa de cemento de 42.5 kilos a 25 kilos y evitar las enfermedades musculo esqueléticas de los trabajadores de la construcción. Esto ya es realidad en otros países como Chile y Uruguay.

     

    Muchas personas comparan la virilidad con la fuerza. El problema no es que los obreros no puedan cargar 42 kilos, sino que ello produce con el tiempo, hernias discales, lumbalgias, dorsalgias y otras enfermedades, y luego la misma industria que le ha causado esta enfermedad no los contratan porque no pasan los exámenes médicos ocupacionales.

     

    Los hechos de corrupción del caso Lava Jato, de los jueces y fiscales de la organización criminal “Los Cuellos Blancos del Puerto”, las coimas a cuatro expresidentes de la República, autoridades municipales y regionales que cada día son apresados, ha indignado a los trabajadores y los ciudadanos en general, que se han volcado a las calles para exigir que se castigue a los corruptos y que no haya impunidad.

     

    La protesta popular hizo reaccionar al Ejecutivo de tal manera que el presidente Martín Vizcarra llevó adelante el Referéndum del 9 de diciembre para hacer una reforma constitucional en el sistema de justicia y en el sistema político, logrando jaquear a un Congreso de la República controlado por el contubernio mafioso fujiaprista.

     

    Sin embargo, hay serias amenazas contra los procesos de investigación vinculado al caso Lava Jato, que provienen desde el nivel más alto de la Fiscalía de la Nación, bajo la injerencia de sectores implicados con la corrupción.  

     

    Para los trabajadores el tema de fondo es la convocatoria a una Asamblea Constituyente para darle al país una nueva Constitución Democrática, que permita construir una nueva sociedad en donde la persona humana sea el verdadero fin del Estado.

     

    La FTCCP expresa su profundo reconocimiento a los miles de trabajadores y dirigentes de nuestros 193 sindicatos afiliados, en todo el país, por mantener en alto las banderas de lucha planteadas en nuestra Agenda Laboral 2018.

     

    ¡VIVA EL 60 ANIVERSARIO DE LA FTCCP!

    ¡VIVA LA CGTP!

    ¡MÁS ORGANIZACIÓN, MÁS UNIDAD, MÁS LUCHA!

     

    19 de diciembre de 2018

     

    Luis Villanueva Carbajal

    Secretario general adjunto de la FTCCP