LuisVillanueva Carbajal

  • ¡Nueva Constitución! es el grito de la calle

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    Una nueva Constitución no es prioridad para el presidente de la República, Francisco Sagasti, pero sí para quienes se mantienen en protesta exigiendo enterrar la Constitución de la dictadura fujimorista.

    Sería el primer paso para solucionar la crisis estructural que padece el Perú, porque hemos rotado Gobiernos (cuatro desde 2016), pero nada ha cambiado.

    Los salarios y pensiones son miserables, existen millones de desempleados, hay explotación laboral, el sistema público de salud y educación es insufrible y el privado es un asalto, los servicios básicos son lujos de ciertas clases sociales. La Generación del Bicentenario ha dejado el estudio por falta de dinero y tecnología, o malvive con trabajos esclavos. Los bonos para los aportantes de la ONP fueron negados por Sagasti, que continúa la política de PPK y Vizcarra, investigados por corrupción, al igual que Julio Guzmán (líder del oficialista Partido Morado), quien habría recibido 400,000 dólares de Odebrecht para la campaña de 2016.

    Es decir, la desigualdad social y la corrupción se profundizan por la permanencia del injusto modelo económico neoliberal que se sustenta en la actual Constitución. En ese sentido, el 25 de mayo ingresó a Mesa de Partes del Congreso de la República el proyecto de Ley 5350/2020-CR para una nueva Constitución, suscrita por ocho congresistas de Acción Popular a iniciativa de Orlando Arapa Roque; y el 18 de noviembre se presentó la Moción de Orden del Día 13056 suscrita por el grupo parlamentario Descentralización Democrática (Felícita Tocto Guerrero, Betto Barrionuevo Romero, Mariano Yupanqui Miñano, Grimaldo Vásquez Tan y César Gonzales Tuanama), para que el Congreso exhorte al Ejecutivo a convocar a un referéndum el 11 de abril “para elaborar y aprobar una nueva Constitución”.

    También la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú ha planteado en un comunicado que ese día, junto con las elecciones presidenciales, se realice este referéndum. Otras organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y sociales se están sumando a la idea.

    Los trabajadores estamos en movilización constante y aún más desde abril, cuando Vizcarra inició los despidos masivos con la “suspensión perfecta de labores” y la repartija de miles de millones de soles para las grandes empresas. La lucha continúa este martes 24 de noviembre, en una movilización nacional por una nueva Constitución y derechos laborales convocada por la CGTP.

     

  • Discurso de Luis Villanueva en suscripción de Convenio Colectivo 2020-2021

    Buenos tardes:

     

    Nuestro saludo y agradecimiento al Señor Ministro de Trabajo, Dr. Javier Palacios, por acompañarnos en esta importante ceremonia del Sector Construcción, que se realza en este escenario, con la presencia del Ing. Humberto Martínez Díaz, Presidente de CAPECO, a los integrantes de su Comisión Negociadora presidida por el Ing. Luis Isasi, y un saludo especial al Arq. Enrique Espinosa Becerra, Vicepresidente de CAPECO y Director del CONAFOVICER.

     

        Bienvenidos todos a la casa de los trabajadores del andamio. Gracias por su presencia, limitada por las actuales circunstancias, pero con la presencia viva de todos nuestros compañeros.

     

       Deseo empezar haciendo referencia que en el marco del diálogo con resultados, mediante reuniones directas con la representación empresarial, CAPECO, se ha obtenido el consenso en tiempos difíciles. Sin renunciar a nuestros principios, hemos llegado al entendimiento para la solución final del convenio colectivo para el sector construcción de este año, y que hoy formalizamos.

     

    Este acuerdo final de la negociación colectiva por rama de actividad en el Sector Construcción a nivel nacional, demuestra, una vez más, que es posible que las partes, sin renunciar a sus intereses y pensando en el desarrollo del país, puedan sostener acuerdos.

     

    Así, en la FTCCP, desde el año 2004, venimos suscribiendo convenios en negociación directa, demostrando que la aplicación homogénea de derechos y obligaciones en la actividad de construcción, es un buen referente en la solución de conflictos, en pro de la defensa y reivindicación de los derechos laborales; bajo el objetivo común de la reactivación del Sector y el desarrollo del país.

     

    Por ello, en nombre del Secretariado Ejecutivo de la FTCCP, permítanme, en primer lugar, hacer llegar nuestro reconocimiento, saludo fraterno y clasista a los trabajadores del andamio, quienes durante el tránsito de la presente negociación han mantenido su apoyo y confianza en la Comisión Negociadora con la más férrea unidad sindical y disciplinaorgánica, cuyos fundamentos están cimentados en nuestro Estatuto; línea de nuestros antecesores en su trayectoria en la vida sindical. A ellos, nuestro homenaje.

     

    Hacer también un reconocimiento a la representación empresarial en esta común decisión que ha permitido hoy, en medio de un panorama incierto de crisis socio-económica y política, dar una buena noticia a los trabajadores de la construcción.

     

    Nos felicitamos por ser la única organización representativa laboral del Sector Construcción que culmina con éxito la negociación colectiva por rama de actividad, aplicable a nivel nacional para el sector.Lo defenderemos.

     

    La solución de la negociación representa en promedio un incremento real del 2,14% de las remuneraciones de los trabajadores de la construcción que les permitirá mantener su capacidad económica, (operario S/ 1.50, oficial S/ 1.15 y peón S/ 1.10); contemplando, además, especiales condiciones de trabajo, que reforzarán nuestra legítima representatividad en el gremio (aportes FTCCP); promoverá la Capacitación Técnica y Certificación Laboral; facilitará las actividades sindicales restringidas por la pandemia; otorga útiles de aseo de prevención en la salud de los trabajadores y sus familias; y en acción conjunta la búsqueda justa y necesaria del subsidio para los trabajadores de la construcción.Persistiremos.

     

    También quiero señalar que, en este periodo de pandemia, donde la economía familiar de los trabajadores de la construcción está muy afectada, la FTCCP y el CONAFOVICER están apoyando a 150,000 trabajadores, con bonos para consumo de alimentos de primera necesidad de 100 soles para cada trabajador beneficiario. Y un apoyo económico de hasta 1000 soles por familia, cuando el trabajador o algún familiar directo se contagia con el COVID-19 y necesita atención médica.

     

    Finalmente, en estos difíciles momentos convulsos que atraviesa nuestra patria, con la autoridad que tenemos los trabajadores, quiero reclamar la unidad de la sociedad civil, del movimiento popular y de los trabajadores para enfrentar los retos de nuestro país y salvarlo de la corrupción, de las mafias, de la incompetencia, de la mediocridad. Necesitamos tener gobiernos eficientes, honrados y que tengan como objetivo el desarrollo de nuestra patria y el bienestar de los peruanos.

     

    Asimismo, expresamos nuestra solidaridad con la sociedad en general que sufre esta crisis; es un reto que los peruanos unidos vamos a superar, esperando encontrar un país claramente inclusivo, en lo económico, lo político, lo social y en todos sus ámbitos; con respeto a la persona.

     

    Gracias

  • Soluciones para la crisis en construcción civil

    Por: Luis Villanueva Carbajal

    Ha sido una respuesta saludable de parte del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo la creación de los comités de crisis en cuatro de los sectores económicos más golpeados por la pandemia: Turismo, Manufactura, Construcción Civil y Comercio. La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) afina la propuesta en el ámbito de la construcción para presentarla en su momento.

    El panorama actual de la construcción es deplorable. De los 450,000 obreros activos antes de la pandemia, menos de 45,000 se encuentran laborando en la actualidad, debido a la reducción del aforo en obras para mantener la distancia social, la lenta reactivación del sector, el contagio y posterior cuarentena de los obreros, entre otras razones. Ante ello, exigimos que la Sunafil verifique la implementación y efectividad de los planes de bioseguridad en obras. Para evitar el contagio, proponemos el uso de pruebas moleculares para el ingreso a obras e implementación de transporte particular para los trabajadores, a fin de evitar el riesgo de contagio en el transporte público.

    Los trabajadores en construcción civil no hemos recibido subsidios para enfrentar esta pandemia, por lo que muchos han tenido que pasar a la informalidad o dedicarse a otras actividades, como la pesca, agricultura, o de ambulantes. Por ello la demanda del bono de 1000 soles sigue vigente. Esta necesidad nos ha impulsado a la realización, el 9 de setiembre, del foro virtual “La importancia del bono de 1000 soles para el rescate de la economía familiar”, con Alan Fairlie, parlamentario andino; Lenin Checco, congresista, y el sociólogo y docente Héctor Béjar, en el marco de la propuesta mundial de una renta básica para sobrevivir al Covid-19.

    En medio de este panorama incierto, sin embargo, hay buenas noticias. Gracias a la negociación colectiva entre la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, como representante de los trabajadores del sector construcción, y la Cámara Peruana de la Construcción, por parte de los empresarios, el 14 de setiembre firmaremos el convenio colectivo en construcción civil 2020-2021, acto en el que se dará a conocer los beneficios logrados, a pesar de la difícil situación del país. El sector construcción es el único que logra una negociación colectiva en plena pandemia, lo que es posible gracias a la lucha de los trabajadores del sector y la unidad de los sindicatos de la FTCCP.

    (Tomado de diario UNO 7 setiembre 2020: https://diariouno.pe/columna/soluciones-para-la-crisis-en-construccion-civil/)