Sagasti no ha podido superar continuismo vizcarrista

Por: Luis Villanueva Carbajal

Empezando por las cifras de los muertos, que difiere entre la oficial del MINSA (41,753) y la del SINADEF (97,432), el presidente Francisco Sagasti no genera credibilidad.
Así, mientras Venezuela proyecta la vacunación masiva en abril y Cuba tiene su vacuna propia, en el Perú, el Partido Morado está comprando vacunas por “puchos” y nadie asegura cuándo serán administradas las primeras dosis.
Sumada China y Rusia, el bloque de los no alineados con Estados Unidos tiene mucho que enseñarles a los tecnócratas morados sobre cómo se maneja un país, y en pandemia.
Sin embargo, en esta cuarentena no hemos paralizado el país. Construcción civil, gracias a la demanda de los trabajadores, sigue operando. Desde 2020 exigimos reactivación, elaboramos con los empresarios los protocolos de bioseguridad del sector, y hemos demostrado que el índice de contagios en obras es menor que en otros rubros.
Tras la reactivación, nos hemos convertido en el actual motor de la economía peruana. Es un buen inicio, pero recordemos que, de los 450,000 obreros de la construcción, más de 300,000 siguen desempleados. Se necesita mayor inversión. Es un buen momento, porque genera trabajo directo e indirecto, dinamizando las economías locales.
Existen millones de pobres y habrá millones de nuevos desempleados, pero para ellos no hay todavía plan de salvataje; se necesita una inversión social: financiar las ollas comunes, dinamizar el sector informal (alrededor del 75%), impulsar los pequeños negocios, etc., y la gran mayoría de la población sin atención primaria en salud como mínimo. La brecha social es muy grande.
Tras la negación del TC de devolver los aportes de la ONP, el Ejecutivo ha anunciado un proyecto de pensión escalonada por años de aportes, pero no estará listo durante la pandemia. Podría comenzarse integrando a estos aportantes en el bono que prometen dar este mes.
Sagasti no puede salvarse diciendo que está de transición. De acuerdo con medios internacionales, hay más de 4000 variantes del virus en el mundo que desafiarían la efectividad de las actuales vacunas. Los cuadros de la derecha que nos gobiernan deben demostrar que no tienen el currículum de adorno y ejecutar un plan para salir de la crisis sanitaria y económica, que Vizcarra y su gabinete neoliberal gestionaron de la peor manera en el mundo y que el Partido Morado no ha sabido superar por ser el continuismo vizcarrista.