Estamos al borde de una recesión y crece el desempleo

Por MARCO FERNÁNDEZ

 

LA PROTESTA SE JUSTIFICA. “Hay mucho descontento y protesta en el país que el 19 de julio se va a expresar”, dice Mario Huamán.

 

 

Mario Huamán, presidente de la Confederación General de Trabajadores del Perú y secretario general de construcción civil (FTCCP), conversa con UNO sobre el acontecer político nacional y la próxima jornada de lucha encabezada por los trabajadores.

¿Qué comentario le merece la prisión preventiva de Ollanta y Nadine?

 

—La justicia debe ser igual para todos. Hay otros expresidentes que también tienen serias acusaciones de corrupción y están paseando felices en bicicleta por Madrid. Al mismo tiempo, es lamentable que existan estos indicios de corrupción entre tantos expresidentes. En el caso de Ollanta poco le ha servido haber traicionado las esperanzas de millones de peruanos que vieron en él a un líder progresista y honesto. Su gobierno quiso congraciarse con la derecha empresarial y, aun así, lo meten preso.

 

¿Cómo recibieron la noticia de un posible indulto a Fujimori?

—Los trabajadores recordamos que Pedro Huilca, secretario general de la CGTP y de construcción civil, es una de sus víctimas. Fujimori fue el líder de un conjunto de personajes como Montesinos, Santiago Martín Rivas, Juan Sosa Saavedra, alias Kerosene, entre otros, especializados en corromper, robar, secuestrar, torturar y asesinar.

 

¿Y García?

—Alan García pasó a ser el narcoindultador más grande del mundo. Kuczynski cometería un error convirtiéndose en un indultador de asesinos. Por otro lado, el indulto no resuelve ninguna crisis ni problema de gobernabilidad, solamente va a dividir más a los peruanos y va a crear una imagen de impunidad muy grande. Todo esto debilita la institucionalidad democrática. Estoy seguro de que mucha gente saldrá a las calles a protestar si es que procede el indulto. El compromiso firmado por PPK con la CGTP durante la campaña electoral incluye un punto sobre apoyo y protección a los defensores y defensoras de los derechos humanos, así como disponer investigaciones rápidas e imparciales sobre presuntas violaciones de derechos humanos. Los defensores de los derechos humanos ya le dijeron no al indulto.

 

¿Cuáles son los motivos de la Jornada Nacional de Lucha de este miércoles?

—Hay un gran descontento y rechazo en todo el país a la incapacidad del gobierno para resolver el problema económico. Estamos al borde de una recesión, crece el desempleo, hay grandes proyectos paralizados y las medidas que el gobierno ha dictado no funcionan. Por el contrario, el gobierno ha querido imponer una reforma laboral que precariza el empleo, que desregula mucho más y condena a la mayoría de trabajadores a empleos temporales por el resto de sus vidas. Y ya hemos visto, lamentablemente, lo que pasa. La muerte de los jóvenes de la Galería Nicolini no puede quedar impune. Es el resultado de este Estado que no fiscaliza y los malos empresarios se aprovechan. Todo esto nos hacer ver que el gabinete Zavala ha fracasado y debe irse a su casa. Una de nuestras principales banderas es precisamente que los tecnócratas neoliberales que están en el gobierno den un paso al costado. Es necesario cambiar la política económica y social del país. Por estas razones, la Asamblea Nacional de Delegados de la CGTP ha acordado una Jornada Nacional de Lucha para recordarle a PPK los compromisos firmados en campaña electoral.

 

¿A qué se comprometió el Presidente?

—Fueron varios los puntos. En el sector privado, la promesa general fue no quitar derechos laborales y mejorar las remuneraciones, pero su ministro de Trabajo ha impulsado una reforma laboral dañina para los trabajadores y desde el Ministerio de Economía nuevamente se propone otra Ley de Empleo Juvenil que no ayuda a los jóvenes. En el sector público, donde laboran cientos de miles de trabajadores bajo el régimen CAS, se comprometió a sumarse a la exhortación del Tribunal Constitucional para que el Congreso de la República apruebe la regulación de la negociación colectiva en el sector público; lo cual supone eliminar el CAS y la Ley Servir del sector público. No ha cumplido.

 

Precisamente, un tema que suscitó mucho interés es el proyecto de ley 1104, de empleo juvenil. Ustedes no están de acuerdo.

Porque no fomenta el empleo juvenil de calidad. Se trata simplemente de una subvención del 9% del salario como aporte de las empresas a EsSalud. A eso se reduce la inteligencia de los asesores del gobierno. El tema del empleo juvenil es muy importante, pues de los 150 mil jóvenes que cada año se incorporan al mercado laboral muchos no logran acceder a un puesto de trabajo adecuado. Y deben oscilar entre el desempleo y ser contratados por estas empresas como las de Galería Nicolini que los mantiene en condiciones de trabajo inhumanas. El Departamento de Juventudes de la CGTP ya hizo una propuesta que incluye formación técnica y profesional, fiscalización laboral e incremento de remuneraciones, entre otros aspectos, que está en la Comisión de Trabajo del Congreso.

 

 Cada año se incorporan 150 mil jóvenes al mercado laboral pero la mayoría no logra acceder al empleo.

CONTRA EL INDULTO

 

La población salió a las calles contra el indulto. ¿Saldrá contra la reforma antilaboral?
—Es nuestro objetivo. No es sencillo, sinceramente. La derecha en el país controla casi todos los medios de comunicación y silencia las protestas sociales o las tergiversa. Los empresarios amenazan a los trabajadores que se pliegan a las medidas de lucha e incluso en algunas grandes empresas obligan a firmar cláusulas de paz laboral condicionando el pago de bonos al rechazo de las medidas de protesta que organiza la CGTP, pero igual estamos trabajando y dialogando con los trabajadores y la ciudadanía en general. Se han logrado consensos en el Primer Encuentro de Organizaciones y Movimientos Populares de impulsar este 19 de julio la Jornada Nacional de Lucha, pero con miras a un Paro Cívico Nacional Popular de próxima fecha si es que no se revierte esta política neoliberal.

 

¿Cómo se manifiesta en concreto esta política neoliberal?

—Es fácil detectarlo: se prioriza los intereses de los grandes capitales y grandes empresarios y se reduce los intereses de la población. En concreto, existen pensiones miserables que no alcanzan un sueldo mínimo vital, mientras el gobierno piensa en indultar a un asesino. Se ha privatizado buena parte de la salud, la educación, el agua, mientras la gente muere por falta de hospitales y medicinas; la gente no continúa su formación universitaria por falta de dinero y oportunidades, pero se da facultad para que se hagan negocios con universidades bamba; se quiere privatizar Sedapal o subir el costo del agua, pero las grandes empresas como Gloria o Backus pagan centavos con el cuento del agua subterránea. Ese edificio incendiado en Las Malvinas es un verdadero monumento al liberalismo. Esa es la cara descubierta del neoliberalismo, que exige ganancias sin importar el costo social.

 

 ¿Cómo está planeada la jornada del miércoles?

—Habrá diversas manifestaciones en todo el Perú. En las capitales de región se realizarán marchas y movilizaciones. Los trabajadores del sector público van a realizar un paro y la Federación Minera ha llamado a una huelga de 48 horas, el 19 y el 20. Un sector de transportistas va a plegarse, además de comerciantes minoristas. Asimismo, los estudiantes y la juventud están organizando su presencia el 19. Muchas instituciones de la sociedad civil también, pues esta jornada es un espacio de unidad de todas las luchas populares. En Lima, nos concentraremos en la Plaza Dos de Mayo, desde la una de la tarde, para luego realizar una marcha por las principales calles de Lima.

 

 

 PPK hizo muchas promesas laborales en campaña pero no cumple y el  desempleo se acentúa.

LO QUE EXIGEN: Reactivación económica con derechos laborales

 

Una de las bases más fuertes es construcción civil, ¿Cuál es su plataforma de lucha?
—La reactivación económica con derechos laborales. El sector de Construcción Civil, lleva un año esperando que el gobierno retome los grandes proyectos de infraestructura que están paralizados, tal como se comprometió PPK en entrevistas televisadas. Los trabajadores de la construcción queremos trabajo con derechos, sin violencia ni corrupción. No es posible que los corruptos estén dándose la gran vida mientras miles de obreros enfrentan el desempleo y la población en general es amenazada por la inseguridad ciudadana. Por estas razones quiero decirle a todo el país que luchemos juntos el 19 de julio, para que se vaya a su casa el gabinete Zavala. Por empleo, reactivación económica, derechos laborales, sin corrupción ni violencia. (
Diario UNO el julio 17, 2017)