Campaña "25 kilos, ¡No más!"

La Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM, BWI por sus siglas en inglés) conjuntamente con la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) implementarán una campaña basada en movilizaciones, distribución de información a empleadores, trabajadores, autoridades gubernamentales, factores vinculados a las empresas productoras y empacadoras de cemento y derivados, la cual se denomina: “25 kilos, ¡No más!”.

La campaña busca reducir el peso de las bolsas de cemento, para la consecuente mejora en la calidad de vida de los trabajadores, focalizada en las obras de infraestructura deportiva para los Juegos Panamericanos Lima 2019. Esta campaña recibe el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo a través de la Oficina Regional para América Latina. 

La protección de la integridad física y psíquica de los trabajadores y trabajadoras, corresponde a esta “Campaña 25 kilos, ¡No Más!” que desarrolla la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM) con apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de cuyo seno se desprende una legislación laboral internacional que coincide en estos aspectos con los Convenios 155, 187 y, en particular, el Convenio 127 de OIT sobre peso máximo de carga; y la Recomendación 128 del mismo año, sobre peso máximo.

Recordemos que la ausencia de una política de prevención hace que cada día mueran más de 6,300 personas en el mundo por accidentes o enfermedades relacionados con el trabajo. Al año, más de 2,3 millones. Anualmente ocurren más de 317 millones de accidentes en el trabajo en todo el mundo; muchos de los cuales inhabilitan temporal y permanentemente a los trabajadores y trabajadoras.

En la actualidad, en el Perú, el peso de las bolsas de cemento que se comercializa es de 42.5 kilogramos, lo que genera diversos problemas en la integridad del trabajador, por cuanto el exceso de carga genera lesiones progresivas y permanentes atentando contra su salud y continuidad en el trabajo.

No cabe duda que el levantamiento y manipulación de cargas mayores a los 25 kilos causa lesiones musculoesqueléticas de la espalda, cuello, hombros y codos, más otras lesiones que provocan el desgaste precoz del trabajador o trabajadora, acortando su vida productiva.

Sobre el tema, existen recomendaciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Si bien esta Campaña hoy está dirigida a toda la actividad de la construcción, es necesario considerar que para otras actividades también se debe generalizar el peso de carga a 25 kg, a fin de prevenir lastimosas enfermedades a los trabajadores. 

La determinación del peso de carga a 25 kg ya tiene antecedentes en otras partes del mundo. Así, en países de la Unión Europea, los fabricantes, gobiernos, empleadores y sindicatos, han convenido que cargas de más de 25 kilos representan “un riesgo no tolerable”; por lo tanto, el peso máximo de las bolsas de cemento en Europa es de 25 kilos. En Australia, de 20 kg.

En América Latina, tenemos el ejemplo de Uruguay, que en el año 2008 aprobó el Decreto 423/07 sobre Reducción de las Cargas Transportadas Manualmente que regula el peso en las bolsas de productos comerciales, incluyendo las bolsas de cemento en 25 kg, cada una. 

Compañeros: Difundamos en las diferentes obras a nivel nacional la CAMPAÑA “25 KILOS, ¡NO MÁS!” y sensibilicemos en los trabajadores, empleadores y autoridades correspondientes la necesidad de reducir el peso de las bolsas de cemento a “25 kilos, ¡NO MÁS!”, con la finalidad de salvaguardar la salud física de las y los trabajadores, a efecto de que se reconvierta el empaque a una presentación sencilla en su manipulación, el acarreo y acomodo.

¡JUNTOS LUCHEMOS Y HAGAMOS REALIDAD EN EL PERÚ LAS BOLSAS DE CEMENTO DE “25 KILOS, ¡NO MÁS!”!