Demandamos inclusión de obreros de construcción en “bono universal”

 

Durante esta cuarentena por el Covid-19, los obreros de construcción civil hemos realizado múltiples protestas en diversas regiones del país para exigir que se nos incluya como beneficiarios en los bonos otorgados por el Gobierno, en apoyo de las poblaciones vul­nerables para contrarrestar las consecuencias del aislamiento social obligatorio.

Es un pedido lógico, pues desde los primeros días de la cuarentena había sido aprobado en el directorio de SENCICO un préstamo de S/ 111 millones para otorgar un apoyo a los obreros en construcción, el mismo que los empresarios se han comprometido devolver desde junio de 2021. Es decir, no se afectaría el dinero de los peruanos.

Han pasado semanas de pro­testas para que, en una reciente sesión de la Comisión de Vivien­da del Congreso de la República, el ministro de Vivienda, Rodolfo Yáñez, recién señale que está en manos del Ministerio de Econo­mía la distribución de este monto.

La desatención y el olvido del Gobierno hacia los traba­jadores de construcción civil y sus familias son inhumanos, porque están sufriendo de hambre y miseria.

Por eso, los trabajadores en construcción civil estamos demandando en la actualidad que el Ministerio de Desa­rrollo e Inclusión Social (MIDIS) nos incluya en el padrón del bono universal, porque, por características propias de nuestra realidad laboral, no calificamos para ninguno de los programas de apoyo social que ha instaurado el Gobierno hasta la fecha.

El sector construcción civil está incluido en la Fase 1 de la reanudación de las actividades económicas, pero esta medida solo beneficiaría a un reducido número de trabaja­dores, por lo que más de 400,000 seguirán en el desamparo. El bono universal para construcción civil es una demanda razonable y urgente.

Pensando en el futuro de los trabajadores, hemos enviado al Gobierno una propuesta para consolidar un sistema de pensiones de carácter público y unificado con un directorio tripartito que absorba al Sistema Nacional de Pensiones, al Sistema Privado de Pensiones y Pensión 65, entre otros, así como la restitución del derecho a la jubilación con 15 años de aportes en construcción civil, derecho conculcado por la dictadura fujimorista en los años 90.

(Tomado del diario UNO, 15 de mayo de 2020)