Movilización por la vida y el trabajo, por Luis Villanueva Carbajal

Durante toda la cuarentena por el Covid-19, el Gobierno se ha mostrado insensible con los trabajadores, ha hecho caer sobre sus hombros la carga de la pande­mia y les ha hecho gastar su fondo de pensiones o su CTS, y ha brindado montos irrisorios en bonos a una parte de la población, mientras al sector empresarial se le ha otorgado 60,000 millones de soles para su reactivación.

Con la mitad de este monto se puede brindar un bono de mil soles a todos los peruanos para mantenerse con vida. Justamente esa es la demanda que los trabajadores planteare­mos al Gobierno este 23 de junio en una jornada nacional de lucha: que se haga realidad un verdadero Bono Universal de mil soles para todos los peruanos para enfrentar el desempleo y la hambruna crecientes.

En el ámbito de la construc­ción, el Gobierno prometió desde la Fase 1 la reactivación de más de 50 grandes obras como la del aeropuerto Jorge Chávez en el Callao, la Línea 2 del Metro de Lima, el puerto de Salaverry en La Libertad, el puerto de San Martín en Pisco, entre otras, pero la demora burocrática mantiene en vilo a los cientos de miles de desempleados de la construcción.

Ya en 2019 la inversión pública cayó un 13%. Con la pan­demia, se prevé cerrar 2020 con una nueva caída de 13%. Por eso urge la reactivación de la construcción con un shock de inversiones, lo que redundará en la recuperación de más puestos de trabajo.

Hacemos un llamado a la SUNAFIL, Ministerio de Trabajo, Gobiernos regionales y municipalidades a impulsar la fiscali­zación de los protocolos de seguridad y los derechos laborales, pues la informalidad en el sector supera el 75%, lo que con­dena al grueso de los trabajadores a sobrevivir con salarios disminuidos, sin aportar a un seguro de salud o a un fondo de jubilación.

Los trabajadores también saldremos a las calles a protestar por la deficiente atención en salud para los peruanos. Exigimos la consolidación de un sistema de salud que atienda las necesi­dades de todos los peruanos; la eliminación de los monopolios farmacéuticos y los privilegios a las clínicas que abusan del libre mercado para lucrar con la salud de las personas; igualmente, rechazamos la amenaza de recorte de los servicios básicos por falta de pago. El aislamiento social, la paralización de la econo­mía, no tienen visos de recuperación inmediata si el Gobierno continúa manteniendo los privilegios de los ricos.

Estas son algunas demandas que llevaremos a las calles. En Lima, la concentración será desde las 10 de la mañana en la Plaza Dos de Mayo.

(Tomado del diario UNO, 15 de junio de 2020)