Demanda la FTCCP

 

Entrevista a Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), organización sindical que viene luchando en Lima y todo el Perú por el apoyo para los trabajadores del sector.

Los obreros de construcción civil se están movilizado en diversas regiones del país demandando al Gobierno se les incluya como beneficiarios del bono S/. 760, ¿Qué tanto los ha afectado la pandemia?

Desde el 30 de abril se han movilizado en Lima y en algunas ciudades del País. Primero en nuestro local de La Victoria, el 4 de mayo frente al Ministerio de Economía, el 6 en el Ministerio de Trabajo y el 8 en el Ministerio de Vivienda. También nos hemos movilizado en el Cusco, Ayacucho, Huánuco, entre otras ciudades. La razón es que los obreros no tienen ingresos durante toda la cuarentena. Y no acceden a ninguno de los apoyos sociales (bonos) otorgados por el Gobierno porque aun cuando hayan trabajado solo un mes en planilla en los últimos doce meses antes del inicio de la cuarentena, se los toma como trabajadores dependientes, por lo que no califican para el “bono quédate en casa”, “bono independiente” ni para los otros apoyos sociales que implementó el Gobierno para aliviar los estragos del aislamiento social obligatorio.

¿Han conversado con algunos representantes del Gobierno?

Desde el inicio de la cuarentena hemos conversado con diversos representantes del Gobierno, incluyendo del Ministerio de Trabajo. El directorio del SENCICO, entidad que capacita a trabajadores de la construcción, acordó destinar a manera de préstamo parte de su fondo S/ 111 millones para otorgar un apoyo a los obreros en construcción, préstamo que los empresarios se han comprometido devolver desde junio de 2021. Sabemos que en la reciente sesión de la Comisión de Vivienda del Congreso de la República el ministro de Vivienda, Rodolfo Yáñez, ya señaló que está en manos del Ministerio de Economía la distribución de este monto. Pero eso no termina ahí. Los obreros en construcción civil deben ser incluidos en el “bono universal”.

Pero la construcción se encuentra en la fase 1 de la reactivación económica. ¿Aun así consideran el bono para el sector?

La fase 1 solo empleará a un reducido número de obreros, se calcula que a 11,500. Nos preocupan los otros 435,000 que van a continuar sin trabajar. Además, durante más de 50 días de cuarentena, los obreros han sobrevivido endeudándose, porque la mayoría no tiene ahorros, debido a que su trabajo es eventual, por lo que tienen grandes periodos de desocupación que solventan con sus ahorros o realizando "cachuelos", algo que no han podido hacer en cuarentena. El obrero de construcción civil, por el tipo de relación laboral y el alto grado de rotación no tiene un depósito de CTS para retirar al término de su relación laboral.

Han apoyado también la liberación de los aportes de la ONP. ¿Por qué?

Estamos en desacuerdo que la crisis deban pagarla los trabajadores con el dinero de sus pensiones, hipotecando su futuro, pero respaldamos la propuesta de que los afiliados a la ONP reciban un bono, porque no han recibido nada, y también las propuestas de una solución para aquellos que no han cumplido con los 20 años de aportes a la ONP, porque en el Perú hay una alta informalidad empresarial. En construcción, la media es de 3 o 4 meses de trabajo en planilla. Es decir, que, para acumular 10 años de aportes, se debe trabajar 30 años, y para los 20 años, serían 60 años de trabajo, de acuerdo con esas estadísticas. Exigimos la restitución del derecho a la jubilación con 15 años de aportes en el sistema público para los obreros en construcción civil, derecho conculcado por la reforma previsional de los 90’ durante la dictadura fujimorista. Por eso hemos enviado al Gobierno una propuesta para consolidar un sistema de pensiones de carácter público y unificado con un directorio de carácter tripartido que absorba al SNP, el SPP y Pensión 65, entre otros.

(Tomado del diario UNO, 11 de mayo de 2020)

Obreros del andamio advierten que ellos y sus familias están en total desamparo porque no han recibido hasta la fecha ninguna ayuda económica del Estado.

Trabajadores de cons­trucción civil protestaron en el frontis del Ministe­rio de Economía y Finan­zas, y denunciaron que ese portafolio se opone al otorgamiento del bono para los trabajadores de construcción civil aun cuando hubo acuerdo de los actores del sector en el Consejo Directivo del SENCICO para la entrega de esa ayuda de parte del Estado.

“La ministra María Antonieta Alva debe reconocer que las es­trategias del MEF no han dado resultados efectivos hasta la fecha, porque hay millones de personas que no han re­cibido ningún apoyo del Gobierno y uno de esos sectores es construcción civil”, denunció Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabaja­dores en Construcción Civil del Perú (FTCCP).

MÁS DESEMPLEO

Villanueva Carbajal argumentó que, si bien la construcción civil está com­prendida en la primera fase de la reactivación económi­ca poscuarentena, la misma, por ser gradual y progresiva, este año daría empleo a un reducido número de trabaja­dores del rubro, por lo que va a haber un alto desempleo. Esta situación puede ser paliada con un apoyo social económico que el Ejecutivo otorgue a los trabajadores de construcción civil.

“Por acuerdo del direc­torio de SENCICO, hay una partida de 111 millones de soles de los aportes empresa­riales para brindar un primer bono a los trabajadores de construcción civil, fondo re­cuperable el próximo año con incremento de los aportes, y que ha tenido visto bueno de los representantes del MINE­DU y MTPE en el directorio de SENCICO, pero hasta la fecha el MEF no lo aprueba”, afirmó.

Indicó, además, que la reactivación del sector prime­ro debe incidir en la seguri­dad y salud en el trabajo, que se cumplan los protocolos y que se consensen con los co­mités paritarios de seguridad y salud en el trabajo en las obras; que no sean excluidos los trabajadores de la elabora­ción de protocolos internos. Sunafil debe fiscalizar estos protocolos.

NINGUNA AYUDA

“Por las características especiales de nuestras labo­res no accedemos a ninguna de las figuras de protección social dadas hasta la fecha por el Gobierno”, señaló secreta­rio general de la FTCCP.

Explicó que los trabaja­dores de la construcción no han accedido al BONO de 760 soles porque los trabajadores del sector son dependientes y aparecen registrados en planilla en algunos meses de los últimos doce antes de la declaratoria de emergencia sanitaria.

Tampoco han accedido al Bono Económico aprobado para los trabajadores inde­pendientes o autónomos. No pueden realizar “traba­jo remoto” y tampoco han accedido a la “licencia con goce de haber”.

“Como somos trabaja­dores eventuales, no tene­mos CTS para retirar del sistema financiero porque la mayoría estuvo en la in­formalidad y además este beneficio laboral se paga semanalmente o al término del frente de trabajo para el que fue contratado el trabajador. Y, por si fuera poco, no podemos acceder al Bono Económico Univer­sal recientemente anuncia­do por el Gobierno porque se nos considera como tra­bajadores dependientes”, advirtió.

ALGO MÁS

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) demanda apoyo económico para familias de los trabajadores en construcción en todo el país, que en total son unos 450,000 y que hasta la fecha siguen en total desamparo.

(Tomado del diario UNO, 05 de mayo de 2020)

Unos 450,000 trabajadores del rubro se encuentran desamparados

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) demanda apoyo económico para familias de los trabajadores en construcción en todo el país

Trabajadores de construcción civil protestamos en el frontis del Ministerio de Economía y Finanzas, por su oposición a la entrega del bono para los trabajadores de construcción civil aun cuando hubo acuerdo de los actores del sector en el Consejo Directivo del SENCICO para la entrega de este bono.

“La ministra María Antonieta Alva debe reconocer que las estrategias del MEF no han dado resultados efectivos hasta la fecha, porque hay millones de personas que no han recibido ningún apoyo del Gobierno y uno de esos sectores es construcción civil”, denunció Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP).

Villanueva Carbajal argumentó que, si bien la construcción civil está comprendida en la primera fase de la reactivación económica poscuarentena, la misma, por ser gradual y progresiva, este año daría empleo a un reducido número de trabajadores del rubro, por lo que va a haber un alto desempleo. Esta situación puede ser paliada con un apoyo social económico que el Ejecutivo otorgue a los trabajadores de construcción civil.

“Por acuerdo del directorio de SENCICO, hay una partida de 111 millones de soles de los aportes empresariales para brindar un primer bono a los trabajadores de construcción civil, fondo recuperable el próximo año con incremento de los aportes, y que ha tenido visto bueno de los representantes del MINEDU y MTPE en el directorio de SENCICO, pero hasta la fecha el MEF no lo aprueba”, afirmó.

Indicó, además, que la reactivación del sector primero debe incidir en la seguridad y salud en el trabajo, que se cumplan los protocolos y que se consensen con los comités paritarios de seguridad y salud en el trabajo en las obras; que no sean excluidos los trabajadores de la elaboración de protocolos internos. Sunafil debe fiscalizar estos protocolos.

“Por las características especiales de nuestras labores no accedemos a ninguna de las figuras de protección social dadas hasta la fecha por el Gobierno”, señaló secretario general de la FTCCP.

Explicó que los trabajadores de la construcción no han accedido al BONO de 760 soles porque los trabajadores del sector son dependientes y aparecen registrados en planilla en algunos meses de los últimos doce antes de la declaratoria de emergencia sanitaria.

Tampoco han accedido al BONO ECONÓMICO aprobado para los trabajadores independientes o autónomos. No pueden realizar TRABAJO REMOTO y tampoco han accedido a la LICENCIA CON GOCE DE HABER.

“Como somos trabajadores eventuales, no tenemos CTS para retirar del sistema financiero porque la mayoría estuvo en la informalidad y además este beneficio laboral se paga semanalmente o al término del frente de trabajo para el que fue contratado el trabajador. Y, por si fuera poco, no podemos acceder al BONO ECONÓMICO UNIVERSAL recientemente anunciado por el Gobierno porque se nos considera como trabajadores dependientes”, advirtió.

FEDERACIÓN DE TRABAJADORES EN CONSTRUCCIÓN CIVIL DEL PERÚ

 

 

¡Los trabajadores no debemos pagar los costos sociales de esta pandemia!

Demandamos que primero se resuelva la crisis económica del pueblo y los trabajadores, en vez de priorizar el rescate financiero de las empresas. ¡Ningún trabajador debe quedarse sin alimentación, techo y salario! Reproducimos el el comunicado de la UITBB a la OIT donde demanda hacer todo lo posible para resolver el problema de los trabajadores de la construcción ante la paralización de las obras por el Covid-19. #BonoParaConstrucciónCivil

A la atención de: Organización Internacional del Trabajo

De nuestra consideración:

La Situación del COVID-19 y la Industria de la Construcción

Como es bien sabido, la situación creada por el COVID-19 ha provocado la paralización de casi todas las actividades laborales alrededor del mundo, ha obligado a las personas a permanecer confinadas en sus hogares y ha propinado un durísimo golpe a la economía.

En nuestra condición de Unión Internacional Sindical de los Trabajadores de la Construcción, la Madera, Materiales de Construcción e Industrias Aines (UITBB) con millones de miembros en todo el mundo, afiliada a la Federación Sindical Mundial (FSM), nos ponemos en contacto con ustedes para exponerles nuestra posición respecto de los trabajadores de los sectores que representamos.

Basados en los informes que recibimos de nuestros miembros en todo el mundo, la mayoría de las obras de construcción han sido cerradas, los trabajadores son puestos en paro forzoso y otros están siendo despedidos, aunque no son culpables de esta situación. A pesar de que algunos gobiernos pagan una fracción del salario diario de los trabajadores, en la mayoría de las regiones del mundo hay trabajadores que no reciben pagos, otros han sido despedidos y, en caso de percibir pagos, éstos se retrasan, mientras todas las ayudas van a las grandes empresas y no a los trabajadores que se retrasan, mientras todas las ayudas van a las grandes empresas y no a los trabajadores que realmente las necesitan. Como resultado de todo lo anterior, numerosos trabajadores están enfrentando problemas de supervivencia, carecen de albergue y su situación es dramática.

Solicitamos a la OIT que intervenga ante los gobiernos y las organizaciones patronales para que hagan todo lo que esté a su alcance con el fin de garantizar que ningún trabajador quede sin alimentación, techo y salario; y para que aquéllos que aún realizan faenas reciban todos los equipos de protección individual necesarios para hacer frente al COVID-19. Nosotros, en nuestra condición de UITBB, nos ponemos a su disposición para ayudar en todo lo que podamos.

Les agradecemos su consideración,

En nombre del Secretariado de la UITBB,

Michalis Papanikolaou

Secretario General de la UITBB

 

Por: Luis Villanueva Carbajal, secretario general de la FTCCP y miembro de la secretaría de la UITBB

Para contener la pandemia del COVID-19, el Gobierno peruano declaró el estado de emergencia del 16 al 30 de marzo, imponiendo el “aislamiento social obligatorio” de todos los peruanos con excepción de algunas actividades esenciales como del sistema de salud, venta de alimentos, servicio de agua potable y parte del transporte local.

Ante el avance de la pandemia, las autoridades han extendido el aislamiento social, la misma que se prevé su prolongación hasta mayo, quedando restringida las actividades económicas a un Plan nacional de recuperación; el sector de la construcción está previsto que se activaría en agosto.

Como sucede en los regímenes neoliberales, el sistema de salud está colapsado. El apoyo económico a los sectores vulnerables es mínimo; no obstante, el salvataje favorece al gran capital.

A la fecha existen 19,250 contagiados, se han recuperado 7027 y han fallecido 530 personas. En el rango de afectados ocupamos el tercer lugar en la región, después de Brasil y Ecuador.

Los trabajadores del sector construcción inscritos en el Ministerio de Trabajo son 450 mil; al 16 de marzo se encontraban en planillas 110 mil obreros. Esta baja empleabilidad es el resultado de la paralización de las obras de infraestructura, por el caso de corrupción “Lava Jato”, originado por la empresa Odebrecht, que se ha judicializado desde el 2016.

 

SE AGUDIZA LA CRISIS EN EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN EN EL PERÚ:

El Gobierno dictó algunas medidas para paliar el desempleo, entre ellas la “licencia con goce haber” de la segunda quincena de marzo; a la fecha solo el 10% de los trabajadores de construcción que se encontraba en planillas han recibido el pago de sus empleadores.

Estas medidas supuestamente para proteger el empleo y los ingresos de los trabajadores han sido arrasadas por la suspensión perfecta de labores, medida impuesta para beneficiar al gran capital empresarial.

Hasta la fecha no hay ninguna empresa sancionada por ello. Los Gobiernos regionales y municipios han dejado en el desamparo a los trabajadores de la construcción.

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú ha demandado sanción a las empresas que han incumplido los derechos laborales y está gestionando para que el Gobierno incluya en el otorgamiento del (apoyo económico social) bono de 380 soles quincenales para todos los trabajadores en construcción civil en desempleo, tomado como referencia el Registro Nacional de Trabajadores en Construcción Civil (RETCC), entre otros mecanismos. Asimismo, junto a la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) el 23 de abril realizamos un cacerolazo como expresión de protesta contra las medidas que afectan a los trabajadores, demandando también se aplique un impuesto a la riqueza y se otorgue un apoyo económico social de 1,000 soles mensuales, para todas las familias.

Los regímenes neoliberales en los casos de emergencias y crisis económicas-sociales, favorecen el salvataje de los grandes capitales y empresas; mientras que las grandes mayorías del pueblo cargan el peso hacia la muerte.

La crisis nos obliga a replantear las formas organizacionales y de comunicación, con el uso más intenso de las tecnologías ya existente, pero insuficientemente utilizadas en nuestra labor sindical.

Es evidente que la batalla ideológica es fundamental para fortalecer los sindicatos cuya existencia es una amenaza para los objetivos de los sistemas de sobreexplotación y dominación capitalista.

(Tomado de al web de la UITBB, el 24 de abril de 2020 https://www.uitbb.org/es/report-from-peru-on-covid-19/)

Subcategorías