Dirigentes de la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM), que representan a 20 millones de trabajadores afiliados en 133 países, visitaron la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) en el marco de una campaña que tiene como fin reducir el peso de las bolsas de cemento hasta 25 kilogramos como máximo para incidir positivamente en la salud de los trabajadores de la construcción.

El secretario global de Educación de la ICM, Tos Añonuevo, y el representante regional de la ICM para América Latina, Nilton Freitas, acudieron al local de la Federación y mantuvieron una reunión con el Secretariado Ejecutivo de la FTCCP, donde expusieron los alcances de la campaña "Bolsa de cemento: 25 kilos - No más”.

Durante la mañana del lunes 21 de mayo, una delegación de la ICM y la FTCCP fue recibida en el ministro de Trabajo donde expusieron los alcances de esta campaña que inicia en Latinoamérica y llegará a todo el orbe.

El secretario general adjunto de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, afirmó que actualmente las bolsas de cemento comúnmente pesan 42.5 kilos, y que ello afecta la salud futura de los trabajadores.

“Algunos obreros incluso cargan dos bolsas en un solo viaje, sin darse cuenta de que eso genera en el futuro un problema lumbar, reduciendo la calidad de vida del trabajador y haciendo imposible su posterior contratación por problemas de salud derivados del peso excesivo. Eso debe cambiar”, señaló.

Leer más...

Tras contundente movilización nacional de los trabajadores del sector, la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) convocó a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) este lunes 21 de mayo, para la instalación de la Mesa de Trato Directo para discutir el Pliego Nacional de Reclamos de Construcción Civil 2018.

 

Bolsa de cemento debe pesar 25 kilos como máximo

Una delegación de la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM) llegará a Lima en los próximos días y realizará una visita oficial a la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) para trabajar conjuntamente en una campaña que busca reducir el peso de las bolsas de cemento, con la consecuente mejora en la calidad de vida de los trabajadores.

El peso actual de las bolsas de cemento comercializadas en el Perú es de 42.5 kilogramos, por lo que genera problemas en la cintura y columna, principalmente, a los obreros de construcción civil, reduciendo su calidad de vida y la posibilidad de continuar en el trabajo.

La ICM efectúa una campaña internacional denominada “25 kilos - No más” que pretende reducir al máximo de 25 kilogramos las bolsas de cemento y similares productos en la industria de la construcción, para evitar las enfermedades ocupacionales que se generan por el cargamento del peso excesivo.

En los próximos días arribará a Lima el secretario de Educación de la ICM, Tos Añonuevo, y el representante regional de la ICM para América Latina, Nilton Freitas, quienes se encargarán de coordinar estas labores con la FTCCP.

 

 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) presentó su agenda laboral al presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, como parte de los acuerdos tomados en la V Asamblea Nacional de Delegados realizada en febrero último.

 

En ella, demandan la reactivación del sector de la construcción para reducir el desempleo, el reinicio de las obras paralizadas por casos de corrupción y el ‘destrabe’ de proyectos ya licitados pero paralizados por falta de las cartas fianzas del sistema financiero a empresas investigadas por corrupción.

 

Asimismo, en Lima hay retrasos en la culminación de la infraestructura deportiva y el mejoramiento de la infraestructura vial, entre otras de la ciudad, para los Juegos Panamericanos, lo cual ha sido una de las demandas de la FTCCP.

 

Los anuncios del titular de la PCM, César Villanueva, de reducir los procesos administrativos para ejecutar la Reconstrucción con Cambios y el pedido de facultades legislativas para impulsar la reactivación del sector construcción y la economía, responden así a las demandas de la FTCCP.

 

Una declaración resaltante de César Villanueva es la ejecución de obras por 4,000 millones de soles, lo que sumaría un total de S/ 7,078 millones, correspondiente al 56% del presupuesto inicial que se otorgó este año para mitigar los daños del Niño costero. Sin embargo, estas cifras siguen siendo negativas, y son producto de la paralización del Gobierno durante casi un año por las denuncias de corrupción.

 

Importante ha sido la posición de la Federación al señalar que los efectos de la corrupción la sufren en mayor medida los trabajadores, por lo que es de suma urgencia la estabilidad política y reactivar el sector para dinamizar la economía del país.

 

 

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) afirma que crear empleo sería el mejor regalo para el país en el Día Internacional de los Trabajadores.

 

La reactivación de la construcción puede contribuir significativamente a reducir la tasa de desempleo actual en el Perú, pues cada puesto laboral en obras redunda en la creación de empleos conexos, afirmó Luis Villanueva Carbajal, secretario general adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP).

 

“Cada puesto de trabajo en construcción civil redunda en cuatro empleos de industrias que proveen la materia prima o brindan servicios. Hay muchos obreros que esperan celebrar el Día Internacional de los Trabajadores con la noticia de un nuevo trabajo”, sostuvo.

 

El dirigente sindical manifestó que existen en la actualidad grandes obras que están paralizadas y que podría generar miles de puestos de trabajo, como Chavimochic, las Vías Nuevas de Lima, la Av. Ramiro Prialé, la Vía Evitamiento en el Cusco, entre otras.

 

“Nos preocupa también que se esté demorando la Reconstrucción con Cambios, pues, como dijo el mismo presidente de la República, Martín Vizcarra, apenas el 10% de los 25 mil millones presupuestados está ejecutado. Es vital en este momento apuntalar nuestras fuerzas en la Reconstrucción”, explicó.

 

Asimismo, Villanueva Carbajal señaló su preocupación por la paralización de obras en Olmos, Lambayeque, pues no se atienden las demandas de la población, que exige que la antigua ciudad de Olmos tenga también obras que lo equiparen a la Nueva Olmos que está parcialmente paralizada por el descontento ciudadano.

 

“En las obras de la Nueva Olmos se han despedido a 250 trabajadores y corre en peligro otros mil doscientos puestos laborales. El Gobierno debe atender las demandas de la población, pues en la construcción es indispensable tener en cuenta el componente social. El pueblo espera que la riqueza y las oportunidades se distribuyan de manera equitativa”, afirmó.

Subcategorías