Por seguridad ciudadana y erradicación de la violencia

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

 Mientras el Ejecutivo y el Legislativo andan entretenidos en su juego de tronos, el pueblo sufre, en medio de la pandemia y el desempleo, viejas calamidades como la inseguridad ciudadana, la violencia delincuencial, secuestros, robos al paso, cobro de cupos, extorsión y sicariato.

Por ello, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), en aras de contribuir a la atención de problemas más terrenales que afectan a la población en general, organiza una Movilización Nacional contra la Inseguridad Ciudadana y la Violencia, que se desarrollará en todo el Perú este martes 30 de noviembre. La intención de esta medida de lucha es exigir a las autoridades de los distintos niveles de gobierno medidas efectivas contra el flagelo del crimen organizado.

La FTCCP organiza esta movilización porque las mafias se han ensañado con los obreros en construcción civil. El crimen organizado ha asesinado en la última década a veinte dirigentes de sindicatos afiliados a esta Federación, y los actuales dirigentes son violentados y amenazados por estas mafias que delinquen usando como fachada seudosindicatos con registro sindical del Ministerio de Trabajo; estas mafias no defienden los derechos laborales y quieren copar obras para vender cupos de trabajo y extorsionar a obreros y empresarios.

Desde hace años, la FTCCP viene exigiendo la anulación de los registros sindicales de estos seudosindicatos ligados a mafias para quitarles ese respaldo legal que el gobierno de Alan García festinó y que ningún otro gobierno pudo solucionar. Los obreros de construcción somos electricistas, fierreros, topógrafos, pintores, soldadores, gasfiteros, pero por culpa de estas mafias nos vinculan con la delincuencia.

Por eso, los trabajadores impulsamos la Movilización contra la Inseguridad Ciudadana y la Violencia, en todo el Perú. En Lima, el punto de concentración será el parque Dumont, en Lince. Se ha invitado a políticos y empresarios a esta manifestación pacífica. Esta vez nos dirigiremos al Ministerio del Interior, en espera de que el ministro Avelino Guillén nos reciba para plantearle estas demandas, propuestas que esperamos sume a su línea de trabajo, la que, sabemos por su perfil profesional, será encaminada para el bien común.