"El pueblo y los trabajadores luchan por cambiar el país por el bienestar de las grandes mayorías"

(24/02/2022) El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y presidente de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Luis Villanueva Carbajal, conversa con UNO sobre el Anteproyecto del Código de Trabajo presentado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) y la serie de protestas en diversas partes del Perú.

—El Ministerio de Trabajo ha presentado el Anteproyecto del Código de Trabajo. ¿En qué beneficia a los trabajadores?

—Si hacemos un recuento histórico, veremos que la época en que se dieron los mejores derechos para los trabajadores y hubo avances positivos en materia laboral fue en el gobierno del general Juan Velasco Alvarado. Ahora estamos en otro de esos momentos. Del Anteproyecto hay que resaltar la reducción del número de contratos modales de nueve a seis modalidades, la reposición por despido injustificado e indemnización por perjuicio moral, entre otras propuestas que respaldan al trabajador en casos de injusticias en el centro de trabajo.

—¿Qué propuestas tiene como construcción civil para este Código de Trabajo?

—En construcción civil tenemos negociación colectiva por rama de actividad, lo que permite que los representantes de los trabajadores (FTCCP) solucionen las demandas laborales con la representación empresarial del sector, en el que no solo se revisan cuestiones salariales y condiciones de trabajo, sino también se analizan y hacen propuestas conjuntas para resolver los problemas del sector construcción. Esto ha hecho que construcción civil sea un impulsor de la economía del país, inclusive en pandemia. Queremos que ese ejemplo de solución de conflictos laborales se utilice para implementar la negociación colectiva por rama de actividad en otros sectores económicos en el Perú.

—¿Este es un momento favorable para el nuevo Código de Trabajo?

—Depende de todos que eso suceda, pero desde que el MTPE acogió las demandas de la CGTP en su Agenda 19 ahora hay avances hacia un Código de Trabajo. No son por gusto los ataques del sector empresarial a la ministra Betssy Chávez; las excusas pueden ser varias, pero el objetivo es el mismo: desmontar los cambios en beneficio de los trabajadores. En el Perú, durante muchos años, las reformas se han realizado para perjudicar al trabajador. La peor reforma regresiva se dio en la década de los 90’, con una flexibilización laboral que precarizó todo los derechos: individuales y colectivos de los trabajadores; por eso los trabajadores que se organizan en sindicatos, en el mayor de los casos, son despedidos. Queremos cambiar eso, pero los grupos de poder se oponen.

—El paro en el Cusco es sintomático: exigen nueva Constitución, cierre del Congreso y medidas contra el alza del costo de vida. ¿Ustedes participaron?

—Los trabajadores de la FTCCP y la CGTP siempre apoyan las justas demandas del pueblo. Lo importante es que los manifestantes reconocen que existe un Congreso obstruccionista, que genera ingobernabilidad y caos, a quien le exigen, por ejemplo, la aprobación del proyecto de ley del Ejecutivo contra los monopolios y oligopolios; pero también le recuerdan al presidente Pedro Castillo algunas promesas que parecen olvidadas, como el cambio de Constitución; mayor firmeza ante este Congreso, y medidas para combatir el alza costo de vida, que genera zozobra en todo el Perú. Tras décadas de un modelo económico neoliberal que ha precarizado la vida en el país, la convulsión social se manifiesta legítimamente. Lamentamos el aprovechamiento político que hicieron algunos enemigos del Gobierno de la justa protesta de los transportistas y de los trabajadores de Corpac, entre otros. Los opositores buscan una vacancia presidencial como si eso arreglara el perjuicio de décadas de gobiernos neoliberales. Deploramos igual el calificativo de “analfabeto” al presidente Pedro Castillo que ha hecho el escritor Mario Vargas Llosa, partidario del grupo político fascista Vox y, últimamente, del fujimorismo. Este Gobierno, a pesar de sus debilidades, daña los intereses de la oligarquía. El pueblo y los trabajadores luchan por el cambio estructural en bienestar de las grandes mayorías.

—Pero el presidente alimenta con errores las oportunidades de la oposición para exigir la vacancia.

—Digamos que el Gobierno en general y las personas alrededor del presidente alimentan a los opositores con razones para un ataque a la gestión, pero la amenaza de vacancia presidencial o censurar a ministros no ayuda a la gobernabilidad ni a sacar al país adelante.

—Sin embargo, el presidente tiene una alta tasa de desaprobación. Eso es real.

—La encuesta más reciente le dio 17% de aprobación, pero 15% a su principal detractora, la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva. Eso refleja que la población no está viendo con buenos ojos el trabajo de ambos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, pero el más rechazado quiere destruir al otro.

(Tomado de Diario Uno https://diariouno.pe/el-pueblo-y-los-trabajadores-luchan-por-cambiar-el-pais-por-el-bienestar-de-las-grandes-mayorias/)