Congreso entorpece la gobernabilidad

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

 

Los que se oponen a la Asamblea Constituyente en el Congreso han aprobado, desde la Comisión de Constitución, cambios a 53 artículos de la Carta Magna; es decir un cambio del 25% de la Constitución, para controlarlo todo. 

Los trece que votaron a favor de este dictamen en la Comisión de Constitución provienen de FP, AP, AvP, APP, SP, RP; es decir, el sector que perdió las elecciones de 2021 quiere darle más poder al Congreso por encima del Poder Ejecutivo.

Los trabajadores rechazamos estos cambios a la Constitución hechos a la medida de los golpistas, al caballazo y sin consulta popular; este Congreso no ha recibido mandato constituyente, no tiene esa facultad. Un cambio de Constitución debe nacer del pueblo.

Por otro lado, recordamos que, en el referéndum de 2018, el pueblo rechazó la bicameralidad y reelección inmediata, que ahora nos quieren imponer.

La Comisión de Constitución propone que los futuros diputados puedan acusar por infracción constitucional ante el Senado a los miembros del JNE, ONPE y RENIEC, y del BCR y SBS, además del presidente de la República, ministros, TC, JNJ, Corte Suprema, Defensoría, Contraloría, AFP…; es decir, el mundo en sus manos.

Rechazamos también el blindaje que significaría subir de 2 a 3 el número de rechazos de la confianza a un gabinete para disolver el Congreso.

Ahora entendemos mejor el audio de María del Carmen Alva difundido en días recientes donde menciona que la presidenta de la Comisión de Constitución, Patricia Juárez, “iba a sacar una ley” y que “Nosotros”, es decir el Congreso, “no tenemos que desaparecer”, “nosotros vamos a sacar solo al presidente”.

No es un hecho aislado las reformas planteadas a la Constitución, sino un plan que tiene otro momento importante en febrero, en un cónclave miraflorino entre la presidenta del Congreso y miembros de FP, AP, APP, RP, etc., y que fue denunciado por la revista Hildebrandt en sus Trece como una reunión para afinar la vacancia del presidente de la República, Pedro Castillo.

La presidenta del Congreso enfrenta hasta la fecha un pedido de renuncia al cargo, una moción de censura, una citación a la Comisión de Fiscalización, una acusación constitucional y una denuncia ante la Fiscalía por sedición.

La oposición pudo hacer un mejor trabajo impulsando reformas que el Perú necesita y el Gobierno no atiende, pero en vez de ello, ensimismada en el incremento de su cuota de poder, se ha convertido en una amenaza a la gobernabilidad.