Primero es la vida y salud de los trabajadores

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Esta semana perdieron la vida los obreros Félix Justo Melgarejo Vela y Javier Yampierr Correa Olaya, en un derrumbe durante la excavación de una zanja en la obra de mejoramiento de la Refinería Talara, una tragedia que enluta a sus familias y deja la interrogante de si estas muertes pudieron evitarse.
 
Lamentablemente, muy pocas empresas informan sobre los accidentes en sus instalaciones, ya que muchas tienen grado de responsabilidad por el incumplimiento de los protocolos de seguridad y salud, por lo que saludamos el comunicado de Petroperú al respecto, informando lo ocurrido y anunciando inmediata investigación para conocer las causas y fijar responsabilidades.
 
Ante ello, exhortamos a los trabajadores y empresas a no escatimar ni tiempo ni dinero para asegurar la vida y salud de los trabajadores en la obra.
 
Justamente por la gran cantidad de accidentes mortales y discapacitantes en obras, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la CGTP impulsaron y conquistaron hace una década la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, que exige, por ejemplo, la conformación de Comités de Seguridad y Salud en el Trabajo. Es deber de los obreros y empresarios la conformación de esos comités en sus centros de trabajo y el fortalecimiento de sus acciones para determinar los riesgos y actuar para evitarlos.
 
Seguimos en la lucha. Actualmente, impulsamos la reducción del peso de las bolsas de cemento hasta “25 kilos, ¡no más!”, para evitar enfermedades como la lumbalgia, dorsalgia, síndrome del túnel carpiano, ciática, hernia discal, entre otras, que incapacitan al trabajador y disminuyen su tiempo de vida laboral.
 
Hemos dado un paso importante al conseguir el dictamen favorable de la Comisión de Trabajo del Congreso sobre el proyecto de ley 1302-2021-CR, que propone 25 kilos como máximo para la manipulación de carga manual.
 
Actualmente, la industria de la construcción produce estas enfermedades a los obreros, y luego, una vez enfermos, la misma industria no los contrata porque no pasan los exámenes médicos correspondientes. Este dictamen trata de evitar esa injusticia.
 
Por eso, demandamos al Congreso que agende la discusión en el Pleno y lo apruebe, beneficiando así a cientos de miles de obreros de este importante sector económico y a todos los trabajadores que manipulen cargas manualmente en todo el Perú.