(24/02/2022) El secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y presidente de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Luis Villanueva Carbajal, conversa con UNO sobre el Anteproyecto del Código de Trabajo presentado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) y la serie de protestas en diversas partes del Perú.

—El Ministerio de Trabajo ha presentado el Anteproyecto del Código de Trabajo. ¿En qué beneficia a los trabajadores?

—Si hacemos un recuento histórico, veremos que la época en que se dieron los mejores derechos para los trabajadores y hubo avances positivos en materia laboral fue en el gobierno del general Juan Velasco Alvarado. Ahora estamos en otro de esos momentos. Del Anteproyecto hay que resaltar la reducción del número de contratos modales de nueve a seis modalidades, la reposición por despido injustificado e indemnización por perjuicio moral, entre otras propuestas que respaldan al trabajador en casos de injusticias en el centro de trabajo.

—¿Qué propuestas tiene como construcción civil para este Código de Trabajo?

—En construcción civil tenemos negociación colectiva por rama de actividad, lo que permite que los representantes de los trabajadores (FTCCP) solucionen las demandas laborales con la representación empresarial del sector, en el que no solo se revisan cuestiones salariales y condiciones de trabajo, sino también se analizan y hacen propuestas conjuntas para resolver los problemas del sector construcción. Esto ha hecho que construcción civil sea un impulsor de la economía del país, inclusive en pandemia. Queremos que ese ejemplo de solución de conflictos laborales se utilice para implementar la negociación colectiva por rama de actividad en otros sectores económicos en el Perú.

—¿Este es un momento favorable para el nuevo Código de Trabajo?

—Depende de todos que eso suceda, pero desde que el MTPE acogió las demandas de la CGTP en su Agenda 19 ahora hay avances hacia un Código de Trabajo. No son por gusto los ataques del sector empresarial a la ministra Betssy Chávez; las excusas pueden ser varias, pero el objetivo es el mismo: desmontar los cambios en beneficio de los trabajadores. En el Perú, durante muchos años, las reformas se han realizado para perjudicar al trabajador. La peor reforma regresiva se dio en la década de los 90’, con una flexibilización laboral que precarizó todo los derechos: individuales y colectivos de los trabajadores; por eso los trabajadores que se organizan en sindicatos, en el mayor de los casos, son despedidos. Queremos cambiar eso, pero los grupos de poder se oponen.

—El paro en el Cusco es sintomático: exigen nueva Constitución, cierre del Congreso y medidas contra el alza del costo de vida. ¿Ustedes participaron?

—Los trabajadores de la FTCCP y la CGTP siempre apoyan las justas demandas del pueblo. Lo importante es que los manifestantes reconocen que existe un Congreso obstruccionista, que genera ingobernabilidad y caos, a quien le exigen, por ejemplo, la aprobación del proyecto de ley del Ejecutivo contra los monopolios y oligopolios; pero también le recuerdan al presidente Pedro Castillo algunas promesas que parecen olvidadas, como el cambio de Constitución; mayor firmeza ante este Congreso, y medidas para combatir el alza costo de vida, que genera zozobra en todo el Perú. Tras décadas de un modelo económico neoliberal que ha precarizado la vida en el país, la convulsión social se manifiesta legítimamente. Lamentamos el aprovechamiento político que hicieron algunos enemigos del Gobierno de la justa protesta de los transportistas y de los trabajadores de Corpac, entre otros. Los opositores buscan una vacancia presidencial como si eso arreglara el perjuicio de décadas de gobiernos neoliberales. Deploramos igual el calificativo de “analfabeto” al presidente Pedro Castillo que ha hecho el escritor Mario Vargas Llosa, partidario del grupo político fascista Vox y, últimamente, del fujimorismo. Este Gobierno, a pesar de sus debilidades, daña los intereses de la oligarquía. El pueblo y los trabajadores luchan por el cambio estructural en bienestar de las grandes mayorías.

—Pero el presidente alimenta con errores las oportunidades de la oposición para exigir la vacancia.

—Digamos que el Gobierno en general y las personas alrededor del presidente alimentan a los opositores con razones para un ataque a la gestión, pero la amenaza de vacancia presidencial o censurar a ministros no ayuda a la gobernabilidad ni a sacar al país adelante.

—Sin embargo, el presidente tiene una alta tasa de desaprobación. Eso es real.

—La encuesta más reciente le dio 17% de aprobación, pero 15% a su principal detractora, la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva. Eso refleja que la población no está viendo con buenos ojos el trabajo de ambos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, pero el más rechazado quiere destruir al otro.

(Tomado de Diario Uno https://diariouno.pe/el-pueblo-y-los-trabajadores-luchan-por-cambiar-el-pais-por-el-bienestar-de-las-grandes-mayorias/)

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

Existen avances de este Gobierno en materia laboral, como los límites a la tercerización laboral, el Anteproyecto del Código de Trabajo, el aumento de la remuneración mínima vital a partir del 1 de mayo, la ratificación del convenio 190 de la OIT contra la violencia y acoso en el trabajo, el pago del 100% de CTS para maestros, la creación del grupo multisectorial para el seguimiento del cumplimiento de la cuota de trabajadores con discapacidad, entre otros.

Está pendiente también el proyecto de ley que presentó el Ejecutivo contra los monopolios, que esperamos el Congreso de la República no tarde en aprobar.

Deploramos que diversos estudios de abogados proempresariales, cómplices de la corrupción e inestabilidad generada durante más de 30 años, y representantes de diversas organizaciones empresariales, entre otros, sigan dispersando la mentira de que algunos de estos avances, como el aumento de la remuneración mínima vital, traerá mayor desempleo. Esta falacia ya ha sido desmentida con métodos científicos por los premios nobel de Economía de 2021. Los salarios y pensiones deben incrementarse para recuperar su capacidad adquisitiva debido al alza del costo de vida.

Después de décadas de neoliberalismo, existen justas protestas, pero lamentamos que los opositores utilicen estas demandas populares, como lo hicieron durante el paro de los transportistas, generando un caos que los beneficia políticamente, pero perjudica al país.

Han culpado al Ministerio de Trabajo por, supuestamente, dar calificación positiva de la huelga a los controladores aéreos de CORPAC, lo que perjudicó a cierto sector de la ciudadanía. El MTPE ha contestado correctamente que no da permiso para huelgas; solo dan fe de haber recibido la comunicación de la huelga y que esta cumple con los requisitos administrativos. La culpa la tiene CORPAC, por negarse a resolver las demandas laborales.

De la misma manera, los trabajadores tampoco solicitamos permiso para movilizarnos, sino que, en virtud al derecho de libertad sindical y libertad de tránsito, comunicamos al Ministerio del Interior para solicitar garantías respectivas y protección policial. Los trabajadores no pedimos permiso para protestar, porque es un derecho constitucional.

Sin embargo, ahora pesa una nueva moción de censura contra la ministra de Trabajo, Betssy Chávez, como parte del plan desestabilizador y golpista del Congreso.

Los ataques al Gobierno y el obstruccionismo de los congresistas tienen diversas excusas, pero responden a una sola razón: favorecer a los grupos de poder económico y negar al pueblo peruano la esperanza de cambio que este Gobierno representa, aun con todas sus debilidades.

 

(Tomado del diario UNO del 22 de abril de 2022 https://diariouno.pe/columna/los-trabajadores-no-pedimos-permiso-para-protestar/)

El 7 de abril, la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y sus 200 sindicatos en todo el Perú se movilizaron para la presentación del Proyecto de Convenio Colectivo del Sector Construcción 2022-2023.

En Lima, quince mil trabajadores de la construcción llegamos al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), siendo atendidos por el viceministro de Trabajo, Edilberto Sergio Jaime Ríos, quien recibió personalmente a los trabajadores y el proyecto de convenio colectivo.

Tras esta contundente movilización nacional, el Ministerio abrió el expediente de negociación colectiva del sector construcción y corrió traslado a la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) para, próximamente, instalar la mesa de negociaciones entre empresarios y trabajadores para la solución de las demandas laborales.

Una de las demandas cruciales es el aumento salarial, que es una necesidad por la inflación. El 2021 la inflación interanual cerró en 6.4% y se mantiene por encima de los 6% en marzo, algo que se prevé será continua gran parte del año.

Por eso, un incremento salarial es necesario para recuperar el poder adquisitivo de los salarios. Sobre todo, en construcción civil, donde el trabajo es eventual: dura mientras dure el frente de trabajo para el que el obrero es contratado.

Por otro lado, en los convenios colectivos del sector construcción no solo se tratan temas salariales, condiciones de trabajo y capacitación, sino que empresarios y trabajadores hacemos planteamientos o propuestas sectoriales para el desarrollo de este importante sector económico.

Y ello se demuestra en el hecho de que, aun con inflación, en plena pandemia y permanente crisis política impulsada especialmente desde el Congreso de la República, la recuperación de la construcción civil es visible.

A fines de 2021, el impulso a la formalización y la reactivación de la construcción elevó la cifra de obreros en planilla a más de 120 mil, cuando la media era de 90 mil antes de la pandemia. La media de este primer trimestre, fecha en que las obras bajan, supera los 99 mil obreros en planilla. Incluso en plena contracción de la construcción, nos mantenemos con más construcción que antes de la pandemia.

Además, el año 2021 cerró con un crecimiento de 35% del sector construcción. Sin embargo, estamos en un momento de contracción y necesitamos mantener el impulso a la construcción civil, para reactivar las economías locales con obras y puestos de trabajo. Sobre todo destrabar proyectos de infraestructura.

(Tomado del diario UNO del 17/04/2022)

(08/04/2022) Luego de la contundente convocatoria y movilización de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y sus 200 sindicatos en todo el país, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) abrió el expediente de negociación colectiva por rama de actividad del sector construcción.

La presentación del Proyecto de Convenio Colectivo del Sector Construcción 2022, que contiene las demandas de los obreros del andamio, se realizó el 7 de abril, lo que fue respaldado por una jornada de movilización nacional realizada por más de 200,000 trabajadores en todo el Perú.

La movilización en Lima llegó al MTPE, donde el viceministro de Trabajo, Edilberto Sergio Jaime Ríos, recibió al secretario general de la FTCCP, Luis Villanueva Carbajal, y el documento del Proyecto de Convenio Colectivo.

 

 

Por: Luis Villanueva Carbajal

Secretario general de la FTCCP

 

(07/04/2022) La desestabilización política sigue siendo impulsada desde la derecha buscando continuar con el plan de la vacancia presidencial, ahora con la alternativa de la renuncia. Hemos visto congresistas de la oposición agitando y coordinando el recorrido y actuar de recientes manifestaciones.

Al final, han utilizado el descontento de la población, pero esta vez recurriendo a la violencia, con el saldo de muertos y heridos, tiendas y sedes del Poder Judicial, DIRINCRI y Jurado Nacional de Elecciones vandalizadas, entre otros hechos que necesitan una investigación certera para hallar a los culpables.

Es cierto que hay descontento, pero las razones vienen del contexto internacional, no solo por el conflicto entre Ucrania-Rusia y la OTAN, sino también por el bloqueo de los Estados Unidos a Rusia, que genera desabastecimiento de productos, entre ellos el combustible, y alimenta una crisis mundial que estamos pagando todos los habitantes del mundo.

En este contexto, algunos medios de comunicación nacional e internacional confundieron la movilización del pasado 7 de abril de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y la CGTP como una continuación de las protestas que han sido animadas por los golpistas.

Los trabajadores reconocemos el Gobierno del presidente Pedro Castillo, por haber sido elegido por el pueblo, pero también somos capaces de plantear demandas, en el marco del derecho a la protesta y de apertura al diálogo con resultados.

Nuestro malestar es causado por el modelo económico neoliberal y algunas bancadas del Congreso que defienden los intereses de los grupos de poder, quienes, lejos de utilizar su poder económico para beneficio de la población afectada por la crisis mundial, se unen al coro golpista.

Como trabajadores respaldamos las medidas que el Ejecutivo viene adoptando para reducir el alza del costo de vida como el aumento de la remuneración mínima vital o la reducción del impuesto selectivo al combustible y artículos de primera necesidad, así como la reducción de la explotación laboral de las empresas tercerizadas, entre otras.

Si los empresarios están preocupados por el Perú, deberían comenzar por aumentar los sueldos y salarios de sus trabajadores.

Tras la movilización del 7 de abril, la FTCCP hace un llamado a sus sindicatos y trabajadores a continuar en la lucha para derrotar a la derecha golpista que, a través del Congreso, pretende derogar la limitación de la tercerización y obstaculizar los cambios en beneficio de los trabajadores y el pueblo.

Subcategorías